ARGENTINA.- El Fondo Monetario Internacional (FMI)  llegará por tercera vez al país este lunes para realizar su revisión trimestral del estado de la economía argentina. La misión técnica tendrá reuniones con funcionarios del Ministerio de Hacienda y el Banco Central, y una vez que eleven su informe al directorio del organismo, el Gobierno recibirá unos u$s11.000 millones más del programa de asistencia financiera.

La comitiva del FMI, como en las ocasiones anteriores, estará encabezada por el economista italiano Roberto Cardarelli. Según confirmaron fuentes oficiales, mantendrá encuentros con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris y con economistas y empresarios del sector privado mientras que no se descartan encuentros con la oposición.

Mirá también

El Gobierno acordó un programa de 36 meses con el FMI, por un auxilio financiero de u$s56.000 millones hasta 2020, de los cuales Argentina ya recibió u$s28.000 millones a cambio de eliminación total del déficit fiscal en un año.

La misión deberá confirmar que se cumplieron las metas fiscales y monetarias durante el año pasado para que el directorio del FMI autorice el desembolso en marzo por u$s11.000 millones, el monto más importante para el Tesoro desde el acuerdo inicial anunciado en junio del año pasado. De acuerdo a lo que ya adelantó Hacienda, parte de esas divisas podrían ser vendidas en el mercado cambiario.

Fuentes del Banco Central dejaron trascender que se analizará con el FMI cuáles serán los nuevos límites de la zona de no intervención de política cambiaria y la monetización máxima que se permitirá en la compra de dólares. El Gobierno espera confiado la aprobación de las cuentas públicas ya que el Ministerio de Hacienda cumplió la meta de déficit fiscal primario que fue del 2,4% del PBI en el año anterior, lo que representó una baja de 1,4 puntos frente a los 3,8% del año anterior, en consonancia con el objetivo comprometido ante el FMI.

Por su parte, el Banco Central también cumplió las metas de base monetaria con el organismo, incluyendo la de enero, pese a que liberó pesos al mercado para comprar u$s560 millones.

Más allá de las evaluaciones trimestrales que realizará el organismo mientras dure el acuerdo de asistencia, el FMI ya tiene a un delegado full time trabajando en Buenos Aires, el economista jamaiquino Trevor Alleyne, que recientemente abandonó su oficina temporal que tenía en la sede del Banco Central.

Lagarde cree que podría llegar otra tormenta

La directora ejecutiva del organismo, Christine Lagarde, advirtió que el crecimiento de la economía mundial "es más lento" de lo previsto y que, combinado con otros factores, podrían generar una nueva "tormenta" financiera internacional. Esa había sido, casualmente, la metáfora que eligieron usar los funcionarios del Poder Ejecutivo para explicar la crisis cambiaria que duplicó el valor del dólar e hizo escalar la inflación durante 2018

"En una palabra: estamos presenciando una economía (mundial) que está creciendo más lentamente de lo esperado", dijo Christine Lagarde en una cumbre anual sobre la gobernanza mundial que reúne a los responsables políticos y económicos de todo el mundo en Dubai. El mes pasado, el FMI rebajó su pronóstico de crecimiento económico global para este año de 3,7% a 3,5%, debido a las tensiones comerciales, particularmente entre Estados Unidos y China.

Lagarde habló sobre lo que llamó las "cuatro nubes" que se ciernen sobre la economía global y advirtió sobre una posible "tormenta". Se refirió a las tensiones comerciales, particularmente entre China y Estados Unidos, el ajuste de las tasas, las incertidumbres relacionadas con el Brexit y la desaceleración de la economía china.

Según Lagarde, las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos comenzaron a afectar la economía global. "No tenemos ninguna idea de lo que va a pasar y lo que sabemos es que ya está comenzando a tener un efecto en el comercio, en las tasas de interés y en los mercados", añadió.

Señaló que el ajuste de las tasas se produce en un momento en que los gobiernos, las empresas y los hogares han acumulado "deudas muy pesadas". "Cuando hay demasiadas nubes, se necesita un rayo para desencadenar la tormenta", advirtió Lagarde, quien pidió a los gobiernos que se preparen para evitar el proteccionismo.