BRASIL.- (Redacción Voces Críticas) Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, criticó duramente a Alberto Fernández, tras su visita al ex presidente brasileño Lula Da Silva, quien se encuentra detenido. 

En una clara venia hacia la reelección de Mauricio Macri, Bolsonaro dejó en claro su malestar por la actitud del ahora pre candidato a presidente en las próximas elecciones en Argentina. 

Mirá también

En ese sentido sostuvo "No quiero que la Argentina siga la línea de Venezuela y por eso apoyo a Macri". Además, aseguró que en conversaciones con su par argentino llegaron a la conclusión de que "esa tendencia ideológica (en referencia al kirchnerismo) tiene que dejar de existir" y trazaron como horizonte económico el libre mercado y los acuerdos comerciales con bloques regionales o países.

Agregó también que esta acción de Fernández "Demuestra un completo desconocimiento de lo que ocurre en Brasil. El Partido de los trabajadores tenía un proyecto de poder. Y para eso asaltó las empresas estatales", subrayó en diálogo con el diario Clarín.

En este sentido, reforzó su pensamiento argumentando que  "El candidato de Cristina Kirchner no conoce la realidad brasileña. Aquí confiamos en nuestras instituciones. Lula fue condenado en tres instancias. Espero que la Argentina reflexione mucho sobre esa visita a Lula de su candidato".

Mercosur y la Unión Europea

Jair Bolsonaro, se mostró también muy disgustado por la mala intención de Alberto Fernández tras poner en tela de juicio el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea y tras decir que lo revisará en caso de llegar a la Rosada. "Si vuelve la gente de Cristina Kirchner, muy vinculada con Lula, Dilma, etcétera, yo creo que Argentina tendrá serísimos problemas y alentamos que eso no ocurra", dijo.

Asimismo, advirtió que si el kirchnerismo volviera a gobernar en la Argentina, podrían existir cortocircuitos con el Palacio Planalto. "Tengo la convicción de que, por las declaraciones del candidato de Cristina Kirchner, de revisar el (acuerdo) Mercosur (Unión Europea) y visitar aquí en Brasil un presidiario condenado por la justicia en tres instancias, es una señal que podemos tener un roce con Argentina que no queremos tener", sostuvo de manera contundente.