Última hora

Salta/Entrevistas

Fundación Cura Brochero: la importancia de las labores en la rehabilitación de personas con adicciones

Voces Críticas quiso conocer cómo son las tareas que se realizan dentro de la Fundación Cura Brochero, y dialogamos con su Presidente, Mauro Candias

Fundación Cura Brochero: la importancia de las labores en la rehabilitación de personas con adicciones

SALTA (Redacción Voces Críticas) En una sociedad donde las adicciones se han convertido en uno de los flagelos más importantes a combatir, es bueno conocer el trabajo que muchas veces en solitario realizan las fundaciones que buscan recuperar y rehabilitar a jóvenes adictos. Voces Críticas quiso conocer cómo son las tareas que se realizan dentro de la Fundación Cura Brochero, y dialogamos con su Presidente, Mauro Candias.

El Presidente comentó: “El objetivo principal de la Fundación es acompañar el proceso de reinserción social de jóvenes en recuperación de sus adicciones, después de haber cumplido procesos de desintoxicación y recuperación en algún otro centro. Nosotros proponemos un proceso de un año, año y medio, pero eso también varía de acuerdo a cada proceso personal del joven, entonces, cuando llega un joven que ha hecho ya un proceso de recuperación en cualquiera de los otros centros como el REMAR, REVIVIR, FASENDA, MINESOTA o cualquier otro, ahí es donde nosotros intervenimos porque a mí me parece que es la parte más difícil, cuando la persona tiene que volver a la sociedad y tiene que comenzar a sobrevivir en un mundo de donde salió herido y enfermo”.

Asimismo, Mauro Candias explicó la relación que su Fundación tiene con la religión: “La impronta es profundamente religiosa, el tema de una comunidad, el joven sabe que cuando sale y vuelve tiene una comunidad de hermanos que lo esperan, es muy sanador, porque se intenta ubicar a la persona en el lugar que toda la vida les ha faltado, yo considero que las adicciones son una respuesta a carencias o cuestiones sin resolver de la vida, entonces ahí es donde estamos nosotros, intentando acompañar, soltarlo de la mano de a poco, buscándoles trabajo, haciendo que los chicos terminen el colegio, buscando alguna formación como talleres o cursos de albañilería, electricidad, plomería, el tema es darles herramientas para que las personas puedan reintegrarse en la sociedad, algo que lamentablemente no se hace en ningún centro de rehabilitación, tenemos que ser concientes que no hay fondos para todos. Por ejemplo, en el último acompañamiento que hicimos tuvimos que pagarle del bolsillo personal nuestro el tema de manipulación de alimentos para darles la posibilidad de trabajar en alguna panadería o restaurante, y no hubo manera ni a nivel municipio ni a nivel gobierno que nos dieran esa posibilidad para que los chicos pudieran acceder”.

Por otro lado, Mauro Candias manifestó: “Considero que es el trabajo menos querido y el menos mirado, de todos, porque el adicto necesita un acompañamiento constante, no basta con darle un tiempo de tratamiento y nada más, sino acompañarlo en lo que viene después, porque está comprobado que el adicto no se cura sino que se recupera, y si no hay contención debidamente estructurada, como puede ser la afectiva, la familia, la sociedad, vuelve a recaer, y eso es lo que nosotros mucha veces no entendemos, el adicto necesita un acompañamiento permanente y justamente nuestra Fundación intenta eso, sacarlos del contexto de donde viene, su barrio, sus amistades, es la única opción para la recuperación, es cierto que parece ilógico pero no es imposible, nosotros hemos tenido chicos de La Rioja, de Mendoza, de Tucumán , de Córdoba que se han venido a vivir a Salta, están trabajando ya recuperados, reconstituyeron su familia, se han casado y siguen en acompañamiento por parte de la Fundación. Sí, se puede, definitivamente sí se puede. Y es cierto que por ahí las ayudas que existen, lo poco que conozco, hacen el proceso corto, la desintoxicación, la recuperación y ahí termina.

Inclusive después, hasta hay miradas donde se dice que el joven tiene que volver al lugar de origen para hacer la famosa revolución mostrando que se puede, pero cuando al joven lo dejás solo y no le das herramientas después de haberlo tenido un tiempo encerrado en recuperación, obviamente sale como entró, sin herramientas para luchar en un mundo cada vez más complicado en tema adicciones”.

Finalmente, Mauro Candias dio detalles de cómo se conforma la Fundación: “Nuestra Fundación está conformada por gente de bien corazón, hay mucha gente que acompaña el proceso, gente ligada profundamente a la espiritualidad, profesamos la fe católica, por eso tenemos hermanas religiosas, yo que mucho tiempo estuve consagrado, es fundamental el rezo del rosario, la misa diaria, el acompañamiento de un director espiritual, hay también sacerdotes que nos acompañan, después como toda Fundación civil con personería jurídica tenemos el Presidente que soy yo, está el Vicepresidente, hay un tesorero, un abogado que se encarga de toda la parte legal, dos médicos, una psicóloga que hace un trabajo ligado a otros profesionales de la salud, toda gente que trabaj ad honorem, hace 12 años que trabajamos y no hemos conseguido formar una estructura que sea paga, por eso a veces nos sentimos muy solos porque no encontramos un apoyo, yo vengo luchando para dar una estructura mucho más sólida en todos los sentidos pero tenemos que reconocer que el tema de las adicciones no es nada redituable y eso es lo doloroso. Dentro de ese grupo de personas, tenemos matrimonios que nosotros les llamamos padrinos, que son personas que anónimamente aportan mensualmente lo necesario y lo básico, nosotros no cobramos para ingresar, como sucede con otras instituciones, y por eso se nos complica tanto, porque al funcionar en las dos casas que tenemos hay que contar con los servicios de gas, luz, agua, telefonía, movilidad de los chicos, un gasto tremendo”, concluyó.

Últimas noticias
MÁS LEÍDAS