SALTA.- Un joven que trabajaba en la cosecha de Mendoza viajó de “urgencia” hasta Colonia Santa Rosa, y de allí se dirigió hasta el hospital local, sin que nada pudieran hacer con lo que le ocurría por lo cual tuvo que ser trasladado al hospital San Vicente de Paul, de la cuidad de Orán. El diagnóstico de su dolencia era: "joven con presencia de un objeto extraño en el ano". Lo único que recordaba el hombre es que esto ocurrió tras una ingesta de alcohol con amigos de su trabajo.
.
Parecía una mañana como todas, ese día en el hospital de Orán, hasta que llegó, cerca del mediodía, la ambulancia desde Colonia Santa Rosa, bajando a un joven de 27 años de edad, de aspecto rudo, acompañado por una enfermera y caminando, mal por cierto, se dirigió sospechosamente y tratando de esquivar las miradas hasta el primer consultorio que encontró.

Dijo que le dolía el estómago desde hace una semana, pero no presentaba fiebre, ni vómitos, ni se observaba nada complicado con su estado general. Fue entonces que llegó la otra enfermera que lo había atendido en Colonia Santa Rosa e intervino en el asunto y sin más, mostró una radiografía que le habían hecho en dicho hospital.

Mirá también

Con la muestra de placa, el médico quedó sorprendido y diagnosticó, “Presencia de un objeto extraño en el ano”, pero esta vez se descubrió que el famoso objeto era nada más ni nada menos que un desodorante.

El joven contó que luego de trabajar en la cosecha, decidieron juntarse con sus compañeros de trabajo y estuvieron bebiendo hasta tarde. Alcohol va, alchol viene y tras consumir también estupefacientes la situación de desbordó. Los "amigos" en un descontrol total, le introdujeron un desodorante en la cola. Tal es la vergüenza que sintió que tardó en concurrir a un centro médico,