SALTA.- (Redacción Voces CríticasEl propietario de tres terrenos del club La Lucinda protagonizó un escándalo. Sucedió que no pagó las expensas e intereses adeudados. 

Por este motivo, la Sala Tercera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial rechazó un recurso de apelación y confirmó la resolución de primera instancia que aprobó la planilla de deuda.

Mirá también

El propietario había impugnado la planilla de intereses aplicables. Durante el trámite depositó judicialmente unos $350 mil, pero la deuda total reclamada era de $396.279,43. Debía desde el año 2016.

Los servicios que tenía que pagar: portería y vigilancia, recolección de residuos, alumbrado de calles, mantenimiento y reparación de instalaciones eléctricas, agua corriente, calles, espacios deportivos y recreativos, alambrado perimetral, salarios de personal contratado, seguros, retribución de la administradora y demás.

En abril de 2018 se realizó una asamblea ordinaria de socios en la que se aprobó el valor para las expensas y el cobro de un interés moratorio a mes vencido del 3%. 

El allanamiento consiste en la declaración de voluntad de una de las partes. El hombre lo hizo al depositar $350 mil expresando su voluntad de "honrar la deuda que se le reclama más los intereses a determinar según su criterio".

Los camaristas señalaron que los intereses moratorios fijados en el 36% anual por el juez, deben confirmarse, habida cuenta: "La importancia vital que tienen las expensas para la vida de cada comunidad sometida al régimen de la propiedad horizontal, por lo que es indispensable contar con una relativa seguridad de que todos los copropietarios cumplan con sus obligaciones o puedan ser compelidos a ello, dado que se caracteriza por tener como único patrimonio el resultado de la recaudación de las expensas comunes y eventualmente el fondo de reserva o los intereses devengados por alguna acreencia".

"Es decir que la finalidad que cumplen los intereses en las ejecuciones por expensas comunes es sancionatoria y no compensatoria, ya que están destinados a resarcir la consecuencia de la eventual mora en que pudieran incurrir los comuneros", concluyeron.