ARGENTINA.- Alberto Elvio Naiaretti tenía 46 años. Apareció muerto en su domicilio de la localidad bonaerense de José C. Paz. Presentaba una enorme cantidad de puñaladas que evidenciaban una notable saña. Por el caso quedó detenida Paola Córdoba, su esposa de 38 años, y Paula Naiaretti, hija del propio muerto. 

Los primeros detalles del caso señalaban que el crimen se había cometido luego de que Córdoba encuentre a Naiaretti abusando sexualmente de su hija menor de edad. Ciega por la situación, le propinó 185 puntazos. 119 de esas puñaladas estaban en el torax: cuatro fueron profundas y le afectaron el corazón y el pulmón izquierdo. Esas cuatro lo mataron.

Mirá también

Luego de la detención, su hermana María se encargó de encuadrar y dar nota del calvario al que era sometida su hermana. "Fueron 22 años de calvario el que vivieron mi hermana y mi sobrina, de torturas. Hasta la obligaba a Paola a prostituirse en la ruta 8... por eso pedimos que sean liberadas", sostuvo la mujer en declaraciones televisivas. 

Paola, indicó, realizó "muchas denuncias porque la golpeaba siempre. Ella se escapaba pero volvía con él por los hijos, con quienes también era violento". "Él la obligaba a prostituirse, y le decía constantemente: no te duermas porque te mato a vos y a los chicos", añadió en diálogo con C5N.

"En sus indagatorias hablaron y contaron que eran víctimas de violencia de género. Ahora la fiscal trabaja para evacuar citas. Se está analizando si existen denuncias o causas previas que tenían al fallecido de este hecho como imputado", había dicho una fuente judicial. Paola confesó el crimen espontáneamente

La causa, a cargo de la fiscal Silvia González Bazzani, seguirá su curso para develar algunas cuestiones que puedan atenuar una futura condena.