ARGENTINA.- (Redacción Voces Críticas) En la localidad de Santa Teresita, dos policías y un empleado de comercio fueron detenidos tras ser descubiertos que eran los autores de diferentes robos que se llevaban a cabo en la zona. 

Las mujeres de la banda utilizaban el uniforme de la fuerza. Se conoció que la mercadería robada está valuada en 50.000 pesos.

Mirá también

Tras ser descubiertas, las dos integrantes de la Policía de la Costa fueron desafectadas del servicio, por orden del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Los hechos

El dueño del local, ubicado en avenida 41 y calle 4, dio aviso a la Policía que revisando las cámaras de seguridad, tras ser robado, detectó que fueron estas dos policías uniformadas las que les había robado, además dijo que las conocía porque trabajan en la comisaría local y eran habitué del lugar.

El dueño del local, relató que esto ya había sucedido antes, y tras haber sido ya robado, decidió instalar cámaras de seguridad. En aquel momento le robaron juguetes y artículos de bazar en su ausencia y cuando el lugar era atendido por un empleado.

El comerciante se puso a revisar las cámaras y detectó que el 22 de junio a las 06.03 de la madrugada, las mujeres, vestidas de policías,  ingresaron por el sector donde se encuentra la caja registradora y empezaron a elegir y guardar la mercadería en mochilas, las cuales también fueron robadas del lugar. Todo esto en complicidad con el empleado del local llamado  Juan Cruz de Rafael.

También, luego se determinó que había un tercer efectivo policial de civil en la puerta.

El dueño del negocio, nunca hizo la denuncia pues pensó que podría convencer a los ladrones que le devolvieran la mercadería. Calculó que la misma era de 50.000 pesos.

Este negocio estaba abierto las 24 horas. La modalidad que los ladrones utilizaban era de un robo tipo "hormiga". Lo hacían durante la noche y desconectaban las cámaras, pero éstas seguían grabando porque tienen baterías para cuando se corta el suministro eléctrico. 

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Descentralizada de Mar del Tuyú ordenó allanamientos en los domicilios de las oficiales Mónica Castillo y Marina Campos Gómez, pertenecientes a la Policía de la Costa; en la casa del empleado y en la de un oficial de la Jefatura Comunal de Ayacucho. 

Tras el allanamiento se encontraron los elementos robados. los cuales al ser exhibidos fueron reconocidos por el denunciante.

Los tres sospechosos quedaron aprehendidos, en el caso de las policías acusadas de "defraudación por administración fraudulenta y, en forma alternativa, hurto agravado por la condición de funcionario policial". El tercer policía que estaba involucrado pues se cree que hacía de "campana" no fue apresado porque solo se encontró en su domicilio unos pocos gramos de marihuana y nada de lo robado.