SALTA.- Según un informe de la LPO, el Gobierno nacional estaría presionando a Gustavo Sáenz. El hecho es que la directiva sería que apoye a Macri y no a Urtubey, de lo contrario Macri secundaría a Juan Carlos Romero para la gobernación de Salta, si finalmente decidiera Sáenz no competir en el frente de Mauricio Macri.

Investigaciones de La Política On Line, indican que el Gobierno nacional venía ya disgustado también por la cercanía que tenía Sáenz con Sergio Massa. Lo real es que el mandatario municipal mantiene buena relación con todos a nivel nacional, y esto siempre habría molestado a Macri y su entorno. Recordemos que también fue siempre excelente su relación con Roberto Lavagna. 

Mirá también

Sostiene LPO, que el macrismo entró en pánico cuando Sáenz inscribió su partido en el frente nacional de Juan Manuel Urtubey y otro de su espacio en el frente Juntos por el Cambio que llevará a Macri como candidato a presidente.

"Que Urtubey sea presidente es lo mejor que le puede pasar a Salta", había dicho Saénz semanas atrás y esto generó el malestar en La Rosada. 

En este sentido, al cumplirse el tiempo para el cierre de alianzas, el intendente inscribió  al partido Identidad Salteña (PAIS) dentro del frente Unión por Salta que se plegará a la boleta de Roberto Lavagna y Urtubey. 

Asimismo, inscribió en el frente de Macri al Partido Propuesta Salteña (PPS), cuyo referente es el jefe de Gabinete de la municipalidad de Salta, Luis García Salado,  mano derecha de Sáenz.

Por este motivo, el presidente Mauricio Macri, que es amigo de Juan Carlos Romero, estaría pensando en apoyarlo para una eventual  candidatura de ex gobernador. 

Lo cierto es que lo que hizo Sáenz es dividir sus fuerzas, lo cual sería algo justo, si hablamos de lo que correspondería en cuanto a lealtades, sin tener en cuenta los egos, las presiones y las devoluciones de favores que en el medio se reclaman, pues por un lado apoyaría a quién estuvo a cargo de la gestión de Salta y por otro lado, también apoya al presidente de la Nación

Esta actitud del Gobierno Nacional dejaría mucho que desear, pues siempre terminan poniendo sus intereses personales, a los del pueblo. Habrá qué ver si Sáenz se deja presionar, si cederá o no, ante estas exigencias.