EXCLUSIVO POR LAUREANO NÚÑEZ BAZÁN

Juntos por el Contagio: en una sede de Juntos por el Cambio violan el aislamiento y las medidas sanitarias

A los gritos, desde la puerta de la sede de Juntos por el Cambio, una improvisada camarógrafa a lo Almodóvar inmortalizó a afliados "in fraganti" sin barbijos y sin vergüenza
domingo, 11 de octubre de 2020 · 17:56

SALTA (Por Laureano Núñez Bazán) ¡Meta y ponga…, pero no el barbijo! Así se dieron cita en la sede de Juntos por el Cambio de avenida del Bicentenario al 1200 un grupo de personas en distendida reunión. En dicha sede se llevó a cabo una tertulia que más pinta tenía de cenáculo que otra cosa, sin contemplar las medidas de aislamiento y las normas sanitarias que rigen en Salta en estos momentos donde los contagios treparon al punto límite de la curva ascendente que se mantiene desde hace semanas.

Pero como cuando de transgredir se trata, no faltan los peludos de regalo, y no digo por la cabellera de la mujer que desde el interior de la sede se traba en discusión con la improvisada “camarógrafa” que registraba desde fuera la reunión que transcurría sin barbijos y descuidando toda distancia social.

Los miembros de Juntos por el Cambio deben haber llevado mucha prisa al organizar tal reunión en pandemia, y me pregunto si no será la situación interna la que tiene a mal traer a los simpatizantes, habida cuenta de la cercanía de las elecciones legislativas del año entrante y la interna partidaria que no muestra un panorama despejado.

Tampoco está descampado el tablero interno de Juntos por el Cambio donde los armados hacen que la palabra “juntos” no grafique la situación, ya que más bien diríamos que claramente están divididos por distintos intereses. Y esa es la suerte del perdedor, porque no falta quienes quieren hacer leña del árbol caído, remanida frase, pero no por ello menos certera.

La situación viralizada a través de las redes sociales muestra a una mujer que desde el exterior de la sede vociferaba la transgresión de las medidas sanitarias a los asistentes a la reunión que, intentando defenderse, cerraron la puerta mientras un sujeto de sexo masculino alcanzó a sacar… no, un arma no, un celular y comenzó a filmar en un enfrentamiento de cámaras por demás grotesco.

Lo que nada tiene de burlesco es esta situación de “limpiarse las cachas” con las disposiciones del gobierno de Salta, ignorando las súplicas hasta casi las lágrimas del primer mandatario, desgañitándose para hacer entender la necesidad del cumplimiento de las normas.

Al grito de: “Haber, muestren bien la cara”, la improvisada camarógrafa incitaba a alguien, que al parecer estaba con ella, a llamar al 911. Lo que tampoco pasa desapercibido en este “acting” es el cartel con la foto de Martín de los Ríos, ministro de la Producción, en la puerta de la sede.

Gladys “Pichona” Moisés se apresuró a aclarar en declaraciones radiales que nada sabía de tal encuentro, y que, muy por el contrario, el partido no está llevando a cabo reuniones en estos momentos y, llegando aún más lejos, manifestó que desconocía si los que estaban en el “meeting” eran afiliados.

Este hecho vino a avivar la interna real de Juntos por el Cambio salteño, ya que achacan a Pichona Moisés y a Martín Grande el haberse “adueñado del partido”, y que las opiniones vertidas de sus bocas solo pueden obedecer a su rol en ejercicio como diputados y no en calidad de los cargos que ocupan, y sobre todo teniendo en cuenta que la presidencia de Moisés es transitoria hasta las elecciones de comienzos de este año.

Como dice el dicho “Quien mal anda mal acaba”. Desde la lona, Juntos por el Cambio salteño tampoco debería desconocer al actual gobernador Gustavo Sáenz que asumió su cargo con gran parte del bagaje de votos de este partido y, aunque por momentos se lo acusó de doble juego político, una buena porción de sus votos provino de Juntos por el Cambio, y hoy el coqueteo se justifica en la necesidad que tiene de la bajada de fondos nacionales, siempre fue así y aún más en pandemia.

Mientras en carrera y limpitos están el actual diputado Andrés Suriani y Alberto “Beto” Castillo, que de Juntos por el Cambio parecen tener poco y nada en estos momentos, más bien se aproximan al Pro puramente concebido.

“Desensillar hasta que aclare”, la popular frase del campo de la que echó manos el general Domingo Perón, no sería una opción viable, al menos por ahora, porque a juzgar por un país que muestra sus heridas más abiertas, lo que el cielo político trae son cada vez mayor cantidad de nubarrones y, al parecer, el viento no los llevará.

 




0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios