SALTA.- Los tiempos en que Manuel Santiago Godoy, el inefable “Indio”, que comandaba la política salteña, se van esfumando en la noche de los recuerdos. Pero el apego al poder y la ambición que gobernó a este retorcido ser, lo ha llevado durante las últimas décadas, a reptar bajo las plantas de todos los señores a quienes con sibilina astucia lograba convencer de que él “era el hombre” necesario para lograr el equilibrio de la política salteña. 

Por necesidad, ardid o lástima, a su tiempo, todos le concedieron al “Indio” Godoy el placet de armador de equipos, candidatos y de estructuras políticas… hasta que, Godoy, decidía consultar con "los augures" y si estos le vaticinaban vientos de cambios, el “consiglieri” Godoy,  procedía a traicionar abiertamente a quien le había dado de comer durante años. De esto saben muy bien Juan Carlos Romero, a quien en una “Última Cena” el Judas de Salta le preguntara: “Y vos, Juan Carlos, ¿qué vas a hacer?” (en referencia a esa próxima elección), a lo que Romero le dijo: “Vos, que vas a hacer, porque yo ya sé lo que voy a hacer”, casi las últimas palabras de César antes de ser asesinado: “Tú también Bruto”. 

Mirá también

Y el bruto “Indio” lo traicionó, nomás pasándose al servicio irrestricto de Juan Manuel Urtubey, de quien se convirtió en el incondicional caniche faldero durante la última década… hasta que, apareció en el horizonte Gustavo Sáenz, peronista de cuño que a diferencia de Godoy, ha luchado su espacio a cara descubierta y que, conociendo el paño apolillado del que está hecho Godoy, no le dio más importancia que la que se da a un anciano en edad de geriátrico. 

Allí es donde el ánima luciferina de Godoy sintió el reto y se lanzó en desesperada carrera a tratar de hilvanar alguna red con la cual atrapar a este nuevo macho Alfa que le está esparciendo la manada. Así, el “Indio”, con pintura de guerra, más parecida a un colorete vencido, se lanzó a convocar a lo que él piensa que son sus huestes mediante un “tam-tam” desesperado. 

¿Qué consiguió reunir el “Indio” Godoy? Nada más que un manojo de jumentos, todos con la fecha de vencimiento superada y que aspiran a continuar rapiñando al Estado y al contribuyente que les ha solventado durante décadas su buen vivir y nada hacer. 

Así, al integrarse al cotolengo político del “Indio” Godoy, acudió Miguel Ángel Isa, con un “prestigio” más agujereado que las calles de la Salta que dejó, luego de su mandato como intendente, un espectral Pablo Kosiner, el “Señor de la Lealtad” como dicen los compañeros porque los traicionó a casi todos, incluso a la propia ex presidente Cristina Fernández de quien fuera solícito levantamanos y ahora próximo a victimizar a Mauricio Macri, el “Tonka” Carlos Parodi, otrora pelilargo de lapicera fácil para los presupuestos y ahora en proceso de regreso a la civilización con un corte de pelo casi normal, un novel Javier David que anda echando suertes como una perinola a ver si cae en el lado donde “gana todo” y por fin una especie de la fauna autóctona tartagalense, Sergio Leavy, un “Oso más melero porque vagabundea probando de todos los panales a ver cuál le sabe mejor. Esta es la murga de travestidos políticos que ha conseguido Manuel Santiago Godoy, que haría la envidia de los “Caballeros de la Noche”. 

La desesperación de Godoy por perder el manejo discrecional de las decenas de millones anuales del presupuesto de la Cámara de Diputados, ha hecho que se convierta en un mendicante que toca todas las puertas pidiendo que lo ayuden a integrar un frente, ofreciendo a cambio hasta los retazos que le quedan de su alma. En los hechos, lo que él llama “Frente” es una madeja, que más prolija podría resultar una bola de gatos peleando, a saber: Unidad Ciudadana, el Partido Justicialista (entiéndase la parte de que él se apropió), una rara avis llamada “Memoria y Movilización” y la muestra de esta desesperación del “Indio” que llega a llamar peronista ¡Al Partido Renovador!

Claro, hay que hacer la salvedad de que el “Partido Renovador” que cita Godoy ya no existe, se ha travestido en “PARES”, donde paradójicamente forman todos los “NONES”, la resaca de la política de los últimos treinta años que sí, fueron renovadores, isistas, romeristas, peronistas, urtubeycistas, de modo que en modo alguno les molestará integrar ahora la “Tribu Godoy”.

Otro producto vencido que Godoy a convocado es Jorge Guaymás, cuya cabeza tiene más rulos que neuronas y las pocas que tiene las utilizó para golpear a su ex mujer según ha denunciado la misma. El resto son saldos y retazos de las otrora poderosas “62 Organizaciones peronistas” y algunos despojos más. 

Todo este esfuerzo del “Indio” Godoy por continuar saciando su desmedida sed de poder, tiene como objeto, detener el avance inexorable de Gustavo Sáenz, de muy buena relación con el gobernador Juan Manuel Urtubey, la cual, le quitaría el sueño, pues lo estaría llevando a pensar que el mandatario podría apoyar al ahora intendente en su candidatura a gobernador, algo que para Godoy representa su sentencia de muerte política.

 Lo que para Godoy es “una solución”, para el pueblo de Salta sería peor que la maldición de Manitú, que toda esa comparsa llegara a manejar los destinos de la política de Salta. 

De esta manera Manuel Santiago Godoy escribe una paráfrasis de la famosa novela de Víctor Hugo “Los Miserables”, donde un criminal francés se redime y termina formando la Policía Nacional Francesa. Con Godoy, sería exactamente al revés.

Leer más: https://bit.ly/2TBrcWM

Por Franco Alvarado para Voces Críticas