SALTA.-Poco después de la ampliación de la denuncia contra Adrián Segura, efectuada por la “arrepentida”, ex pareja del funcionario cuestionado, en Ciudad Judicial, los concejales de San Lorenzo pidieron una auditoría a las cuentas municipales, ante la posible comisión del delito de corrupción por parte de funcionarios de la gestión del intendente Ernesto “Kila” Gonza.

La ampliación es fundamentalmente documentación, copias de cheques, recibos, órdenes de pago de la Municipalidad de San Lorenzo, emitidas a favor de familiares de Segura y tres empresarios, socios en varios emprendimientos inmobiliarios y de construcción y que están seriamente involucrados en denuncias sobre la manipulación de licitaciones en la obra pública de la municipalidad de Payogasta.

Mirá también

Fuentes gubernamentales reconocieron que siguen muy de cerca este caso que ya involucra a dos municipios y que “desde hace unos meses recibimos informes inquietantes de lo que sucedía”. En tanto Manuel Saravia, abogado de la víctima, comentó que “cada día se suman más pruebas y documentación, es tal el volumen y la calidad de las pruebas que no dejan lugar a dudas de las maniobras”.

La decisión se tomó tras conocerse las denuncias radicadas en el Poder Judicial por la ex pareja del director de Obras Públicas, Adrián Segura, una de las cuales tiene relación con las facturas que emitió como contratista del estado, aunque no llevó adelante ninguna obra. Según trascendió, la denunciante entregó todo el dinero cobrado y ahora tiene una importante deuda con la AFIP.

A finales del mes pasado, diputados de por el departamento Capital fueron invitados a participar de un plenario en el Concejo Deliberante sanlorenceño, para interiorizarse del caso. En la oportunidad estuvieron presente, Julio Moreno, Javier Diez Villa y Humberto Vázquez.

Humberto Vázquez, diputado por la UCR y uno de los denunciantes de la Cooperadora, sostuvo que la acusación contra el secretario de obras públicas de la villa veraniega tiene que ver con el auto otorgamiento de obras, con la salvedad que se usaban nombres de otras empresas pero que terminaban en manos de funcionarios e incluso se involucra al propio intendente.

El diputado radical aclaró que la mujer manifestó que su nombre fue usado para crear una empresa, la cual habría facturado mucha plata, de la cual “no vio un peso”. Además denunció ser víctima de violencia familiar y de género.

Segura, además se vio involucrado en las últimas semanas en otro escándalo, ya que junto con el intendente Gonza desafectaron un porción importante de la Reserva ecológica de San Lorenzo para llevar a cabo un emprendimiento inmobiliario. La reacción del Deliberante local fue inmediata y derogó la resolución del intendente.

En la ampliación de denuncia de la semana pasada, radicada en la Fiscalía Penal 1, da cuenta también que un cuñado de Segura, y el hermano del actual secretario de Gobierno, Rodolfo Armando, estarían involucrados en los desvíos de fondos destinados a la obra pública. “Él siempre me llevaba a cobrar los cheques y esperaba en el auto el dinero (…) me di cuenta de la situación cuando el denunciado también le pidió a su cuñado que se dé de alta en el monotributo en la categoría H para hacer las mismas obras para la Municipalidad”, señalaba en la denuncia la víctima.

El caso que sacude hasta los cimientos de la Municipalidad de San Lorenzo comenzó con una denuncia por violencia de género de la ex pareja de Segura en la Oficina de la OVIF, en donde describió una situación de total sometimiento y abusos por parte de su ex pareja, y además desnudó la maniobra de corrupción en la obra pública.

La víctima, de 45 años, se presentó en las oficinas de la OVIF en Ciudad Judicial la tarde del pasado 26 de septiembre, en donde denunció que su ex pareja, Adrián Segura, funcionario municipal de San Lorenzo, la tiene sometida en un estado de semi esclavitud y que “se aprovecha de que no tengo familia, ni trabajo”. La denuncia lleva el número 504/2018 y en ella explica que: “Él, como paga el alquiler y los servicios, yo tengo que hacer lo que él necesita, eventualmente me daba algo de dinero, como ser 300 o 500 pesos”.

En las denuncias presentadas relata de cómo fue obligada a transformarse en contratista de obras, abrir cuentas en dos bancos e inscribirse en una de las categorías más alta del régimen monotributista. Los cheques municipales, según su declaración, eran emitidos a su nombre y luego de cobrarlos entregaba la totalidad del dinero a su ex pareja, funcionario de la Municipalidad de San Lorenzo. También detalla cómo le ordenó que confeccione pliegos de licitación para obras en la Municipalidad de Payogasta.

“Me hostiga con actitudes de malos tratos hacia mis hijas, como preguntarme el sabor de yogur que no les gusta para comprar ese y que no se los coma, o como hizo en algunas oportunidades de comer frente de ellas sin darles nada”. Una infidencia, las nenas llevaban por lo menos un día sin probar bocado en esas oportunidades.

En su denuncia la mujer aseguró que: “yo le colaboro en todo a él para su profesión, incluso me llegó a mandar al banco a cobrar cheques de sus amigos, realizar actividades para la Municipalidad de San Lorenzo. Como consecuencia de esto, ahora tengo problemas con la AFIP y Rentas de la Provincia. Me perjudicó hasta económicamente”.

De acuerdo a fuentes cercanas a la víctima, el ex marido la habría usado para cobrar cheques de fondos de municipales y para ello la habría inscripto en la AFIP, para justificar el movimiento de dinero de una persona sin trabajo ni ingresos. La mujer y sus dos hijas, una de nueve años y otra de 21, se encuentran mal nutridas y con diversos tipos de patologías relacionadas a una mal nutrición prolongada.

La victima afirma en su declaración, que “también me hizo abrir una cuenta en el banco Macro y los cheques que estaban a mi nombre debía endosar y dárselos a él”. Aclaró que sólo hacía esos trámites porque “él me los pedía y no creía que estaba haciendo alguna actividad ilícita. Me di cuenta de la situación cuando el denunciado le pidió a su cuñado, C. A., ….que dé alta un monotributo categoría H para hacer obras para la Municipalidad”.

El relato es confuso, pero de sus dichos se desprende que la mujer fue obligada a dar de alta un monotributo categoría H, la hicieron figurar como titular de una empresa de construcciones y emitieron cheques de una municipalidad a su nombre. Los montos que el denunciado debía cobrar excedía el máximo de facturación impuesto por la AFIP, por eso, “La categoría H de monotributo sólo podía facturar por la suma de 700 mil y como no le alcazaba para cubrir de la obra que venía realizando, le pidió al cuñado y le hizo realizar la misma maniobra. A posterior tome conocimiento que yo era contratista de obras”.

La denuncia también afectaría al municipio de Payogasta. “También me trajo unos contratos para que transcriba del municipio de Payogasta, modelos de licitación, sobres, apertura de sobres, los cuales después debía llenar con datos de otras personas. Luego me enteré que era a fin de que ganen la licitación Layun o Herrera…”, dijo.

Por Leandro Ginastera para Voces Críticas