SALTA.-El vicegobernador Miguel Ángel Isa visitó un programa de TV y charló, entre otras cosas, de la entrega de cargos por afinidad política.

Para sorpresa de todos, el exintendente de Salta admitió que dio cargos por razones políticas y sostuvo que es una práctica habitual entregar puestos por cuestiones electorales.

Mirá también

Confesó que el Estado entrega cargos por afinidad política a personas que muchas veces no están capacitados. Cabe recordar que en diciembre había blanqueado esta manera en que se maneja el empleo público.

"Otro de los errores que considero que se han cometido, y que los hemos cometido obviamente, es la superpoblación en los Estados, o sea, convertir al estado en el mayor empleador y jubilar jóvenes a los 21 años. Los jubilamos dándoles un puesto porque la madre trabajó en la campaña", subrayó.

Incluso reconoció expresamente haber recurrido a estas prácticas. "Pero todos lo hicimos en la política. Son nombramientos a cargo político y algunos después quedan de planta permanente porque cambian de sector y se van quedando", manifestó en diálogo con La Otra Campana.

"Nosotros jubilamos gente a los 21 años: por compromisos políticos, los nombramos sin capacitación y ahí se quedan hasta que se jubilan. Así, el presupuesto para salarios vuela por las nubes", afirmó el año pasado.

Por este modo de operar es que el vicegobernador cree que se contrató a una cantidad excesiva e innecesaria de personal en diferentes áreas del Estado.

Finalmente, destacó que algunos empleados aprovechan el cargo para progresar, capacitarse, estudiar y crecer, pero que otros "simplemente cumplen el rol de jubilados y van pasando de lado a lado. Esos hacen un Estado pesado, poco efectivo y poco dinámico".