SALTA.- La carrera política de la senadora nacional Cristina Fiore es un documento vivo de las mil y un maneras de mantenerse en el candelero al precio que sea, total, la cuestión es persistir y permanecer siempre vigente… algún carguito siempre hace falta cubrir. 

Allá en tiempos lejanos, Fiore supo militar entre los vetustos ejemplares de la última dictadura militar que se reciclaron cívicamente a través del entonces Partido Renovador de Salta, un espacio que llegó a ser la segunda fuerza en Salta, incluso más, a colocar un gobernador salido de las urnas, el Capitán de Navío Roberto Augusto Ulloa. 

Mirá también

Manejos y arreglos, trueques y quebradas de algunos silloneros del PRS terminaron con el partido por el suelo a cambio de un cargo nacional. En el interín, Fiore militaba ya en las filas del entonces intendente Miguel Ángel Isa, ocupando un cargo en la estructura municipal. 

Cuando el PRS fue vendido al Frente “U” de mano de su nuevo mandante de triste memoria, Andrés Zottos, Fiore recordó que era renovadora y se alistó para ocupar alguna silla en el nuevo gobierno. Por obra y gracia de esos milagros que sólo los espíritus chocarreros pueden lograr, la Fiore fue lanzada hacia una banca en el Honorable Senado de la Nación, donde ha pernoctado en los últimos años, urdiendo entre otros logros personales, el haber nombrado a su padre como asesor “para que cumpla los años y pueda jubilarse”. No hay nada como una familia unida. 

En el entretiempo, la Fiore en yunta con Federico Hanne, otro polifuncionario de profesión, se apropiaron de la presidencia del extinto PRS y lo rebautizaron como “PARES” que vaya a saber qué cosa quiere decir eso, reciclando en las últimas elecciones a productos probados en cuanto a su capacidad de fracaso garantizado como fue el caso de Susana Pontussi, otra eterna becada por cuanto gobierno pasó por delante, quien demostró su capacidad para fracasar y fracasó nomás en la aspiración de que “PARES” tuviera un diputado en la elección pasada. A tiempo están de volver a fracasar ahora en octubre. No hay que desanimarse.

Por fin, ahora que toda esa obsoleta dirigencia está naufragando, producto de su propia implosión, la Fiore ensaya un argumento nuevo para tratar de sobrevivir al naufragio y se pinta de celeste copiando y ganando la parada al diputado provincial Andrés Suriani y al concejal Alberto "Beto"Castillo. Es menester recordad que Suriani fue pionero en portar la bandera Pro Vida y en esta batalla fue el que se llevó los peores momentos en su militancia antiabortiva. 

Como parece que la Fiore tiene más rulos que neuronas en la cabeza, decidió dar el puntapié inicial a este nuevo posicionamiento, ofreciendo un documental con el desarrollo prenatal de un bebé. Sin un “Frente” preciso donde insertarse, sin un partido como la gente que le sume y sin padrinos que le abran puertas a otros cargos, la Fiore intenta esta última cruzada por mantenerse a flote. La pregunta es ¿Ahora con quién?

Por Franco Alvarado para Voces Críticas