SALTA.- Las cosas de la política ya no sorprenden a nadie y mientras más se acerca el año 2019 más ebullición hay en el ambiente. En las ruedas de café “de los que saben” se tiran nombres, se tejen supuestas alianzas y se aconsejan fórmulas. También se agitan nombres, lamentablemente la mayoría conocidos sobre todo por la justicia algunos de ellos. 

Sería el caso de Eduardo Cattáneo, personaje siniestro que cumpliera roles importantes en la administración municipal de Miguel Isa, de hecho, de este Cattaneo se llegó a afirmar que habría obrado como una suerte de “cobrador” de favores para el tesoro real. En un sujeto con los antecedentes de este personaje, cualquier fábula puede tener sentido, obviamente. 

Mirá también

El caso es que, en los círculos políticos, se habla de Eduardo Cattáneo como un posible candidato a intendente de Salta Capital, apoyando la candidatura a gobernador de Miguel Isa. Resultaría ser, según indicó una fuente cercana al actual vicegobernador, que Isa habría aceptado esta supuesta postulación, bendiciendo con su clásico “déjalo que haga” total algunos votos cosechará. Si fuera verdad esto último, Isa debiera pensar que mayor es el descrédito a continuar amparando personajes siniestros como estos, que los pocos votos que le pueda arrimar. 

Cattáneo fue titular de la Cooperadora Asistencial de la Capital y terminó expulsado de ese cargo tras comprobarse de que se apropiaba de los sueldos de los empleados. Luego de echarlo, la Fiscalía de la Provincia anunció una investigación de la cual nunca se supo si es que llegó a realizarse o qué resultados tuvo. 

Además, Cattáneo fue señalado entonces como titular de negocios incompatibles con la función que desempeñaba y abusos económicos. En una casa de la calle Zuviría 280, Cattáneo regenteaba la “editorial” de un diario online “El Regional” con su versión de radio y la Fundacíon Radinc (Recursos para el Desarrollo y la Inclusión), tal fuera su propio desarrollo y la inclusión de empleados, a los cuales desplumaba para incrementar su botín

Con esta carga de denuncias, Cattáneo atravesó toda la Gestión Isa, sospechado también de capitanear una banda de matones –vendedores de la vía pública a quienes “protegía”- con la cual se escudaba y mandaba a efectuar aprietes. Este costado mafioso de Cattáneo mostró su verdadero rostro cuando se filtró un audio en el cual advertía:   “Yo toco el pito y tengo a dos mil tipos en la Municipalidad, y Gustavo Sáenz no asume”.

Si Miguel Isa pretende jugar su carta para ganar la gobernación el año próximo, sería aconsejable de que se librara de todo ese entorno que lo acompañó hasta el final en la Municipalidad y comenzara a convocar a ciudadanos honorables y conocidos por su trayectoria limpia, en lugar de continuar perseguidos por las sombras de estos fantasmales personajes.

Por Horacio Carranza para Voces Críticas