SALTA.- El espinel político de Salta se encuentra en estado de alerta –aún no movilizado- por la incertidumbre sobre quién será finalmente el candidato bendecido por el gobernador Juan Manuel Urtubey. La fluctuación de sentimientos crece a medida que se agota el tiempo cuaresmal, esperando el nombre que moverá la piedra de la resurrección política en un tiempo en que todos esperan a un “Mesías”. 

Como en la religión, en la política también se esperan señales del cielo que den certidumbre a todos los que esperan esa visión clara para saber cómo alinearse de cara al tiempo político que ya está avanzado. 

Mirá también

Como el “Sol del 25” la figura del contador Fernando Yarade viene asomando como uno de los candidatos a gobernador, también con probabilidades, para las próximas elecciones, obviamente, representando los intereses del oficialismo gobernante. 

Sin embargo, la falta de una definición clara mantiene en vilo, principalmente a los intendentes, que en cuentagotas van acercándose a la figura de Yarade para brindar su apoyo a una eventual candidatura. Los intendentes resultan figuras claves en un entramado político ya que son los administradores de votos locales, por lo que es lógico que la actuación política de Yarade se haya encaminado hacia ese sector. 

Por lo demás, los otros candidatos a la gobernación miran también expectantes si finalmente Yarade se convertirá en el ungido cuaresmal del gobernador Urtubey (cuaresmal porque no hay más tiempo posible para decidir), lo cual podría significar para algunos –el caso de Miguel Isa es el más latente- el final de sus expectativas. 

No sólo en el escalón de los candidatos a gobernador incidiría la confirmación oficial de la candidatura de Yarade, sino también en los que vienen pujando por lugares en las listas de diputados y concejales, ya que según se mueva la coyuntura general, unos podrán aspirar a instalarse y para otros también la partida habrá terminado. 

Por ahora los signos que da la nueva agenda de Fernando Yarade hablan de que su candidatura a la gobernación ya ha comenzado a visualizarse en las calles y en los pueblos de Salta. Por la dinámica de los tiempos electorales, es muy probable que para el final de la Cuaresma, ya saliera la bocanada de humo blanco que todos están esperando.

Por Gonzalo Cisneros