SALTA.- Voces Críticas dialogó con Héctor Chibán de sus desacuerdos en la designación de Gustavo Ferrari como presidente de la Auditoría General de la Provincia y adelantó  lo que propone en su proyecto de ley para detectar y erradicar el bullying de las escuelas

V. C.: ¿ Qué comentarios nos puede hacer acerca del altercado que tuvo con el señor Gustavo Ferrari en la Cámara de Diputados? ¿Hubo malos entendidos?

Mirá también

H. C.: No creo que hayan sido malos entendidos, creo que él me entendió bien de qué estábamos hablando y yo le entendí muy bien de qué estaba hablando. Lo que he hecho es reprocharle su actuación cómo integrante de la auditoría y ahora como presidente. Cuando me pidieron la palabra le dije sí recordaba la carta que le remití cuando asumió como Juez de la Corte de Justicia, él me dijo que no y le dije que en esa carta le reprochaba porque no tenía ni la idoneidad ni la independencia para ocupar ese cargo; entonces la pregunta puntual que le hice es si él consideraba que hoy tenía la idoneidad y la independencia suficiente para ocupar el cargo que hoy ocupa en la presidencia de la Auditoría General de la Provincia, a lo que me respondió que él creía que sí, le pregunté porqué y me respondió que sí y que era yo que tenía que probar su falta de idoneidad e independencia, le dije que su falta de idoneidad surge claramente de su currículum vitae, que lo único que tiene es título de abogado y nada más que eso y en cuanto a su falta de independencia estaba debidamente probada con su militancia política en el espacio del romerismo.

A continuación le pregunté si me podría nombrar los cinco casos de corrupción más importantes que hayan ocurrido durante el gobierno de Juan Carlos Romero y que hayan sido detectados desde la Auditoría General de la Provincia, o casos de incumplimientos graves de normas de ejecución presupuestaria, a lo que me respondió que la Auditoría no era un órgano jurisdiccional, que si tuviera por objeto dictaminar si habían casos de corrupción en la Provincia, esa sola respuesta me da la pauta de que las personas que ocupan hoy la auditoría general de la provincia no tienen dignidad ni idoneidad ni independencia para ocupar ese cargo, porque justamente la función de la auditoría es controlar. Si ellos no pueden enumerar cuáles son los 5 casos más emblemáticos de incumplimientos graves de ejecución presupuestaria que hayan tenido a la vista significa que son claramente encubridores de todo lo que está pasando en Salta, de lo cual nos enteramos por medio de la prensa, y no por medio de la Auditoría General de la Provincia.

Además reconocieron que no pueden controlar entre otras cosas a la Municipalidad de la ciudad de Salta porque no tienen la capacidad operativa. A 5 años de haber ocupado el cargo de Auditores Generales de la Provincia nos vienen a decir que no tienen el presupuesto necesario para ejercer la tarea de control que tienen que ejercer, es decir que están sentados ahí nada más que para cobrar un sueldo y no hacer absolutamente nada.

V. C.: ¿Qué comentarios nos puede hacer sobre el proyecto de ley que ha presentado para visualizar los problemas de bullying de las escuelas?

H. C.: El bullying como todos sabemos es un flagelo terrible de la sociedad contemporánea, si bien existe desde el inicio de la humanidad, hoy realmente es un flagelo por el grado de violencia que tenemos en nuestras sociedades contemporáneas, incrementado por el uso de internet. Tenemos que darle batalla a este flagelo y para eso no hay nada mejor que empezar a hacerlo desde la escuela. En este sentido, el proyecto de ley propone la generación de acuerdos de convivencia, en el marco de las escuelas tanto publicas, como privadas, que hayan acuerdos de convivencia a los cuales deben arribar la comunidad educativa en su conjunto, es decir los padres, los maestros, los alumnos y por supuesto los directivos de cada institución.

V. C.: ¿Este proyecto busca atraer a la familia para que se involucré en esta problemática con los chicos?

H. C.: Efectivamente, es indispensable que la familia de los alumnos se involucren en esto, por eso digo que son muy importantes los acuerdos de convivencia, para que en base al consenso, digamos cuáles son las conductas que vamos a permitir, y qué conductas no vamos a permitir. En el plano de la convivencia los gabinetes psicopedagógicos cumplen un rol determinante, hemos detectado que en las escuelas públicas de Salta y en muchas instituciones privadas, lamentablemente los gabinetes psicopedagógicos no funcionan y creemos que esto también es determinante en orden a que el bullying en Salta sea una problemática de mayor trascendencia a la media nacional. Esto se puede medir entre otras cosas por el alto índice de suicidio adolescente que tenemos en Salta, es la provincia con mayor índice de suicidios de la Argentina, no digo con esto que el bullying sea la principal causa pero seguro que es un factor determinante.