SALTA.- Enrolado en la corriente Pro, pero con fuerte acento “PRO-VIDA”, el diputado provincial Andrés Suriani se ha convertido en un referente inexcusable a la hora de pensar una nueva dirigencia política. 

Con un estilo mesurado pero de firmes convicciones, Suriani llegó hasta los estrados nacionales defendiendo lo que constituye en cierta forma el cuño del acervo cultural de Salta, primero defendiendo la educación religiosa en las escuelas, luego como gestor de la corriente contra el aborto y últimamente abordó claramente la lucha contra la presencia de la ideología de género en las escuelas. 

Mirá también

Todas estas características han formado un referente que presenta ideas claras y precisas lo cual lo distingue en gran medida de una clase política que, en parte, no sabe a qué o quién adherir o simplemente carece de ideas y propuestas. 

 

Frente a un recambio en la intendencia de Salta que dejará vacante su actual titular, Gustavo Sáenz quien irá en busca de la gobernación de la provincia, se inició una danza de nombres para ocupar ese sillón municipal. 

Entre todos los candidatos posibles ocurre que el nombre de Andrés Suriani ha escalado en medida notable y estaría hoy posicionado como uno de los referentes con mayores posibilidades de ganar esa elección. Los números de las consultoras denuncian que Suriani ha ganado espacio en sectores que hasta ahora eran patrimonio de sectores tradicionales de la política. 

La empresa de ganar votantes recién comienza y se propone de largo aliento a partir de la decisión del gobernador Juan Manuel Urtubey de desdoblar las elecciones extendiendo los tiempos de campaña y de trabajo electoral. Pero como se escuchó decir en los corrillos donde un encumbrado político salteño manifestó: “¡Guarda con Suriani!”, será cuestión de seguir el paso del hombre de “La Celeste”. Puede haber sorpresa.

Por Gonzalo Cisneros