SALTA.- “Me propuse salir por mi familia y por mí, por la situación económica y por mi sueño”, aferrada a este pensamiento como una balsa imaginaria, Erika Veliz emprendió viaje desde su Venezuela natal hace apenas cuatro meses. Siete días fue el tiempo que tardó en llegar a su destino, Salta, una tierra que se abría asombrosa, misteriosa, en un país superpoblado por sus compatriotas, tristes emigrantes de una situación ruinosa en la que se ve envuelta su amada patria.

Al fin y al cabo, en este verano que asoma húmedo y caluroso, el clima no se diferencia del de sus pagos. Tampoco la amabilidad de la gente, que la recibió con los brazos abiertos, porque desde que llegó la buena estrella la acompañó alumbrándole el camino. “Un día estaba con mi guitarra en la peatonal Caseros, fui a saludar a un amigo venezolano, y los dueños de una tienda, Fernando y su esposa, me pidieron que cante una canción”, recuerda. Ellos le consiguieron un parlante prestado, y así comenzó a probar suerte con su voz amplificada.

Mirá también

“Un día estaba cantando ‘La gloria de Dios’, de Ricardo Montaner. Se acercó a escuchar Silvia Villarroel, que pasaba por ahí, y empezamos a conversar, pero yo me tenía que ir a devolver el parlante. Entonces, al rato me llamó a la esquina para darme una sorpresa”, relata con los ojos humedecidos por la emoción. “¡Me estaba esperando con un parlante! ¡Estaba ella con todos los empleados del almacén de música! Vas a poder trabajar para terminar de pagar el alquiler, no vas a tener que sentirte mal, vas a poder solucionar tu situación”.

Jamás dejó de “echarle pichón” a la situación, como acostumbran decir en Venezuela a lo que comúnmente nosotros llamamos “poner el hombro”. “Yo salgo de mi país por la situación en que está, como todo el mundo sabe. Pero quería cumplir mi sueño, ya hacía siete años que venía haciéndolo allá, pero por la falta de recursos no podía. Para la persona que desempeña un arte, es superdifícil triunfar”.

“Yo nunca estudié música, siento que tengo un don y quiero que la gente me escuche, y si me toca hacerlo en la calle, me tocará dejar la pena y hacerlo, a mí me gusta porque estoy cerca de la gente”, sonríe y sus ojos se estiran aún más. “Quiero cumplir mis sueños “, es la expresión que repite durante toda la conversación.

Hoy su carrera se está abriendo, un CD con covers va tomando forma. Compartió tarima con artistas salteños y conoció a David Leiva y al Chaqueño Palavecino. Se presentó en varias radios y programas de televisión. Con una fluidez asombrosa, cuenta la situación política por la que atraviesa Venezuela, a la que sigue a través de las redes sociales. Invita a los salteños a escuchar su voz melodiosa “a través de Facebook: erikaveliz, en Instagram como erikajveliz y en la plaza 9 de Julio”. Aunque el sentimiento de tristeza la invade, como a todos aquellos que de la noche a la mañana tuvieron que salir de su tierra, se detiene tranquila para agradecer infinitamente el cariño y la generosidad de los salteños, y esta vez la lágrima dio paso en mí a la emoción.

DALE PLAY Y ESCUCHÁ A ERIKA

Vivo de Voces Críticas. #Erika

Por Carolina Mena Saravia para Voces Críticas