SALTA.- (Redacción) Voces Críticas dialogó en exclusiva con Eduardo Antonio Paliza, que brindó un relato de la brutal tortura a la que fue sometido su hijo luego de la denuncia por supuesto acoso sexual interpuesta por su expareja, que incluye hasta reclusión en calidades infrahumanas.

V. C.: ¿Cómo ocurrió esto?

Mirá también

E. A. P.: Necesitamos que el señor Gobernador y el Ministro de Justicia le den inmediata libertad a mi hijo por falta de pruebas. Mi hijo está abandonado hace 10 días en la policía de Tartagal sin medicamentos, sin tratamientos, sin radiografía. Un oficial entró a la comisaría 41 de Mosconi y tiroteó a los 30 presos. Había diez en cada celda, los masacró adentro, no conforme con eso lo sacaron al patio dentro de la celda de policía, lo golpearon y lo garrotearon. Hay varios presos, como el caso de mi hijo, que están hace siete meses y tienen las dos piernas baleadas, están sin poder caminar y sin tratamientos. En este momento me estoy dirigiendo a la policía de Mosconi N° 41 a hacer una denuncia a dos oficiales de ahí, pero la verdad que no sé a quién hablar, a quién concurrir. Mi hijo está detenido sin tratamiento tirado en el piso de la seccional 41.

V. C.: ¿Cuál es el motivo por lo que lo detienen a su hijo?

E. A. P.: En julio de 2018 su expareja, Jessica, que tiene tíos policías en Tartagal, envió 25 denuncias que impiden que se acerque. En octubre del mismo año, mi hijo estaba haciendo papeles para irse a Buenos Aires, y un móvil policial lo paró al frente de Tartagal y lo detuvo en la comisaría 42. El motivo por lo que lo detienen es porque dicen que él chocó con la moto en Mosconi, cuando él ese día estaba en un campamento en Vespucio. Lo tuvieron a siete kilómetros de Mosconi, y a las 8 de la noche le quitan la moto y lo arrestan por accidentes y lesiones. En el mes de febrero me devuelven la moto, no estaba chocada y no tenía nada. Llevé testigos a la Ciudad Judicial que testificaron que mi hijo no estaba en Mosconi y presenté todo.

V. C.: ¿Él tuvo hijos con su expareja?

E. A. P.: Eran novios nada más, no tienen chicos. Cuando él decidió viajar a Buenos Aires, empezaron con problemas.

V. C.: ¿Está próximo a salir?

E. A. P.: No, primero le dan dos meses por prisión preventiva, y tiene que esperar dos años en la Policía para que vaya a juicio. Él está tirado en la Policía 42 de Tartagal sin silla de ruedas, sin bastones y sin tratamientos. No nos escucha nadie, y estoy desesperado como padre. Estoy yendo a la Policía a hacer una denuncia por abandono de persona. Hablé con el encargado de la regional 4 que maneja todo San Martín, y ellos dicen que todo está en manos del juez. Tengo cinco hijas mujeres y cinco hijos varones; estoy de acuerdo con la Justicia, pero el tema de género está haciendo política criminal. Hay muchísimos presos de Mosconi que están por el tema de género.