SALTA.- Santiago Herrera, un estudiante de la Escuela Agrícola, desarrolló una motocicleta que funciona con agua salada, y en exclusiva para Voces Críticas explicó los detalles de este proyecto.

V. C.: ¿Cómo llevaste a cabo todo el proyecto? ¿Cómo es el funcionamiento de esta motocicleta?

Mirá también

S. H.: La idea a mí me nace por una clase de química; me encantan las clases de química del colegio y tengo el mejor profesor.

V. C.: ¿ Asistís a la Escuela Agrícola?

S. H.: Sí, asisto a la Escuela Agrícola de Salta. La escuela Martín Miguel de Güemes 3122. En una clase de electrólisis, aprendí que la electrólisis es separar la molécula de agua para obtener hidrógeno y oxígeno. Estudiando las propiedades del hidrógeno, me di cuenta que es más volátil que la nafta y lo podía utilizar en una moto. Soy mecánico en moto, y tengo 5 títulos en mecánica. Estudié inyección electrónica y me interesé en el tema. Un día vi un video en Internet de un estadounidense que hizo, con energía alterna y agua destilada, un auto que andaba con agua; me pregunté qué pasaría si lo hacía con agua sucia o con agua de mar. Diseñé un sistema primero en frascos y luego lo pase a la moto, armando todo un circuito eléctrico. Hice varios experimentos de prueba y error, y una prueba me salió muy bien.

V. C.: ¿Esto lo hacías en la escuela o en tu casa?

S. H.: Soy parte del Club de Ciencias de la Agrícola, soy el presidente del Club. La Escuela Agrícola te da un apoyo incondicional en el estudio; soy disléxico y me cuesta un poco estudiar. Soy distraído en las clases y me cuelgo un poco; pero el Club de Ciencias me ayudó muchísimo. En el Club de Ciencias tenemos un premio internacional a México.

V. C.: ¿Cómo es la autonomía de la moto?

S. H.: La moto está preparada para carrera. Fue mi primer moto cuando era chico, una Pumita 50. La fui Armando con cosas recicladas que dejaban en mi taller y que no servían. Un día le puse el tanque de hidrógeno y pude dar la vuelta a la manzana. Puede andar hasta que se acabe el agua.

V. C.: ¿El agua se consume rápido o lento?

S. H.: Se consume bastante rápido, pero la idea es armarle un regulador para almacenarlo y poner un inyector a la moto para poder tener una autonomía muchísimo mayor que la de ahora.

V. C.: ¿Qué te dijeron tus profesores respecto a esto?

S. H.: Se lo planteé a mi profesor de química, que fue el que me apoyó, él me dio algunas ideas pero yo lo armé. El me guío en la teoría.

V. C.: ¿Cómo se llama tu profesor de química?

S. H.: Es el profesor Ramos Ancas. También hay una profesora del Club de Ciencias que me apoya muchísimo y me ayuda con todos los proyectos qué se llama Esmeralda, y también me ayuda muchísimo la directora Norma Rodríguez.

V. C.: ¿Cuánto tiempo te llevó armar este proyecto?

S. H.: Sinceramente lo armé rapidísimo. La moto ya la tenía armada, y por lo que soy hiperactivo, estuve todo el día metido en las pruebas y errores. En tres días armé el proyecto.

V. C.: ¿Se puede incorporar esta tecnología en los vehículos?

S. H.: Se puede incorporar en cualquier vehículo de carburación. Los vehículos de inyección sería otro tema, necesitaría mejorarlo un poco más.

V. C.: ¿Esto lo presentaste en alguna exposición de ciencias de tu colegio?

S. H.: Lo presenté ayer en una feria de ciencias institucional.

V. C.: ¿Qué fue lo que te dijeron respecto a tu proyecto?

S. H.: Todavía no nos dieron las evaluaciones que nos tienen que dar de la feria de ciencias, pero tuvo un gran impacto en la gente que veía el proyecto. Todos se sorprendían y nadie podía creer que la moto andaba con agua.

V. C.: ¿Esto realmente abarataría mucho el costo para movilizarse?

S. H.: Sí. Aparte el hidrógeno no sólo sirve como combustible, también se lo puede usar en las casas para el gas, se puede utilizar en las industrias para fundir metales y para un montón de otras cosas.

 

 

Exclusivo Voces Críticas : moto de agua