EXCLUISVO VOCES CRÍTICAS

RoboCup 2019: Cecilia Budeguer cuenta la experiencia que tuvieron los chicos que participaron en la competencia en Australia

"Fue gratificante poder vivenciar cómo se trabaja en otros países", sostuvo a Voces Críticas
viernes, 19 de julio de 2019 · 00:47

SALTA.-(Redacción Voces Críticas) Benjamín Elías, Manuel Gorjón Lamas, Nicolás Muñoz, Joaquín Argañaraz y Martín Cardozo Verason, son los jóvenes salteños que forman el equipo argentino de robótica que representó al país en la RoboCup 2019, competencia que se desarrolló entre el 5 y 8 de julio en Sidney, Australia.

Voces críticas dialogó con Cecilia Budeguer, coordinadora del Instituto de Innovación y Tecnología Aplicada(IITA), la Institución donde estudian los jóvenes y a través de la cual los chicos pudieron participar de la competencia mundial luego de atravesar instancias nacionales.

V. C.: ¿Cómo le fue en el viaje?

C. B.: Nosotros sacamos el quinto lugar en la competencia del Súper Team. Es un trabajo colaborativo, con dos instancias, en donde los chicos tienen que competir, una individual y la otra grupal. Se arman grupos de a dos países y tienen que ser países de diferentes continentes y diferentes lenguajes, como para ver cómo interactúan y cómo coordinan la resolución de ese desafío que se les presenta. En el Súper Team al equipo de Argentina le tocó la India y ellos tenían que armar un robot, hacer que el mismo atraviese una serie de obstáculos y pasar las pelotitas a un sector en donde otro robot las tenía que sacar de ahí.

V. C.: ¿Es un trabajo colaborativo?

C. B.: Exactamente. Fue un trabajo colaborativo, nos fue bastante bien y quedaron en el quinto lugar. Fue muy lindo poder compartir con los chicos de la India, son gente muy humilde. Había un chico de la India que es discapacitado, pero nos sorprendimos porque era muy bueno programando, por otro lado, el robot que ellos habían traído era hecho con piezas recicladas, esto era algo característico y sorprendente que tenía este equipo. Había una barrera grande que era el idioma, pero pudieron interactuar, fue una linda experiencia y sobre todo poder sacar el quinto lugar en el Súper Team. Los primeros lugares fueron para Irán, Croacia e Italia, que son grupos que venían trabajando desde hace bastantes años con estas competencias tanto en Europa como en Asia.

Nuestro miedo en un principio era encontrarnos con países que trabajen con un equipamiento más avanzado que el de nosotros, pero nos sorprendimos porque trabajan con los mismos equipamientos con los cuales nosotros estamos dando las clases. Con esto logramos ver que vamos por buen camino; creemos que la diferencia está con la experiencia en este tipo de eventos, porque tanto en Europa, en Asia e incluso en América, los países realizan muchas competencias a lo largo del año, aproximadamente hacen 5 competencias de esta envergadura, en donde se juntan los países y compiten. Ahí es donde los chicos aprenden cuáles son las mejores estrategias para poder obtener mayor puntaje.

V. C.: Además de ser una experiencia muy rica para los chicos, ¿lo es también para los docentes?

C. B.: Exactamente. Es algo muy bueno, hemos visto y aprendido muchas cosas. Sabemos que para poder llegar a estar al nivel de los primeros equipos, uno tiene que aplicar otros tipos de programaciones un poco más avanzadas para ir mejorando. Nosotros vemos que con el resto de los países somos muy similares. Sí hay diferencias con los dos primeros puestos en el mundial, que es Irán y Croacia, porque los chicos también eran un poco más grandes. Pero ellos también están trabajando con entornos de programación que están usando los estudiantes de ingeniería de segundo y tercer año. Esto también es enriquecedor porque uno va viendo cuáles son las tendencias, a donde uno tiene que ir apuntando, el camino que tiene que seguir y las tendencias a nivel mundial.

 

V. C.: Tras el regreso a Salta, ¿Con qué ánimos se encontraban los chicos?

C. B.: La verdad que están felices, para ellos esto fue un sueño todo lo que se hizo alrededor, no solamente por el puntaje, sino por la experiencia. Fue gratificante poder vivenciar cómo se trabaja en otros países, volvieron muy motivados incluso algunos del equipo quieren hacer cursos de programación más avanzados. Esto es importantísimo porque les despierta el interés y se dan cuenta que necesitan ir incorporando conocimientos más avanzados para seguir siendo mejores.

Comentarios