¡SUMATE!

Urgente llamado a la solidaridad: la querida payasa "Pupé" te necesita

Quienes pueden colaborar con Carolina Marín, comunicarse al 387-154520510
sábado, 28 de septiembre de 2019 · 18:22

SALTA.- (Redacción Voces Críticas) Carolina es la querida payasa "Pupé". La misma atraviesa un duro momento por lo que realizaron un urgente llamado a la solidaridad. 

La payasa comenzó hace cinco años y ya hizo reír a niños, jóvenes y adultos en las fiestas de El Carril y Chicoana, su carisma y buen sentido del humor, la hacen un personaje infaltable en cada acontecimiento social. 

Carolina Marín es profesora de corte y confección desde los 13 años. Tenía un local de disfraces y uniformes en pleno centro de la localidad de El Carril, al lado de la comisaria N° 19. Sin embargo, la vida le jugó una mala pasada y un incendió se devoró su local.

“Me ha pasado de todo, tuve un accidente donde me quemé el cuerpo, y cuando parecía que todo marchaba mejor para salir adelante, se me quemó el local de disfraces, perdí la mayoría de las maquinas, estoy casi en la calle nuevamente”, expresó muy triste. 

Como ella cuenta, el lunes se incendió su local de ventas y taller de confecciones de disfraces y uniformes. Había dejado una vela puesta a San Cayetano antes de irse a su casa. La vela ardió y tomó el estante donde estaba la imagen religiosa, y luego devoró las máquinas y las telas de los trajes.

“El vecino del fondo del taller detectó el humo y llamó a la policía. Entre los vecinos y los uniformados apagaron el incendió. Perdí tres máquinas de coser industriales, las telas y otros materiales para las confecciones”, comentó.

Ese mismo día Carolina se tuvo que vestir de “Pupé” y sonreír en un espectáculo en El Carril: “Tuve que sacar fuerzas para mostrar la cara de la payasa, sin que la gente advierta mi sufrimiento”, contó.

Ser bueno en esta vida te acerca a personas buenas. La misma gente a la que hizo reír muchas veces le ha devuelto la sonrisa en estos días. Numerosos vecinos se acercaron a ayudarla. Los trajes y telas impregnadas con el hollín del fuego fueron llevados por los solidarios vecinos a sus casas para lavarlas y ponerlas en condiciones. Otros, se acercaron a limpiar el local. 

Tres días después el local conocido como “Coni y Manu” volvió a abrir sus puertas. Le quedó solamente una máquina de coser. 

Las máquinas que perdió en el incendio son una collareta industrial; una overlock de hilo industrial y una maquina bordadora. Todo valuado en 200 mil pesos. Además se quemó un estante lleno de hilos de buena calidad. Quienes pueden colaborar con Carolina Marín, comunicarse al 387-154520510. 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias