SALTA.- Voces Críticas dialogó con Claudio Juro, gerente general de  Saeta, sobre certificados apócrifos de supuestos estudiantes de la Escuela Superior de Música de la provincia y explica lo ocurrido.

Detectan una nueva estafa en Saeta, esta vez proveniente de certificados estudiantiles apócrifos de la Escuela de Música de la Provincia

Mirá también

V. C.: ¿ Adónde se detectaron las irregularidades en los pases libres?

C. J.: De la Escuela de Música, la Escuela n° 6003 . Son certificados firmados por una persona que está jubilado hace 2 años. A raíz de eso hablamos con los directivos que están a cargo, le hicimos un acta y ellos nos dicen que esos certificados no son válidos. Siguió llegando gente con estos certificados y cuando les dijimos que no eran válidos, ellos lo reconocieron y dijeron que se los vendieron por $1000, pero no logramos dar con el posible vendedor. Entonces hicimos la denuncia en la Policía respecto a esta situación para que investigue. Esto es una situación que recién empieza a raíz de la creación de un grupo de control. Estamos chequeando todos los certificados de todos los beneficios y esto va a llevar tiempo. La etapa que viene es controlar con el listado de defunción, para controlar que las tarjetas de la gente difunta no siga circulando en las calles, así vamos avanzando de a poco.

V. C.: ¿Por qué hay estudiantes de la UNSa que reclaman que le dieron de baja el beneficio de su tarjeta?

C. J.: No hubo ninguna baja de tarjeta de forma intencional. Hubo 2 o 3 chicos que me escribieron por correo y me comentaron esta situación. La verdad, no tengo respuesta concreta del hecho, porque nosotros no dimos ninguna orden. Pero en esos casos la gente se puede acercar a Saeta, se revisa qué es lo que pasó y en 2 segundos lo solucionamos.

V. C.: Con respecto a la estafa, ¿Se ha realizado la denuncia pertinente?

C. J.: Sí, ya hicimos la denuncia y la vamos ampliando a medida que el departamento de control va encontrando los certificados. Es un archivo grande, donde se está revisando uno por uno cada certificado, esto lleva mucho tiempo. El delito va tanto para aquel que vende los certificados, como para aquel que lo usó. La Policía investigará y determinará la culpabilidad de cada uno.

V. C.: ¿Sospechan de algún vínculo entre la primera estafa detectada y la que detectaron ahora?

C. J.: No me dedico a investigar, pero si se revisan los papeles no tienen nada que ver una cosa con la otra. Es lo mismo en cuanto a que lo firma un personal jubilado, pero son de establecimientos distintos.