SALTA.- "Incorporar el aborto como práctica social “no es un avance sino un retroceso a la calidad de vida”, expresaron un grupo de médicos. 

Desde la comisión de Bioética y la Mesa Directiva de la entidad profesional volvieron a declararse en contra del aborto. 

Mirá también

En el nuevo proyecto de ley que fue presentado el mes pasado en el Congreso de la Nación que busca legalizar el aborto también excluyeron la objeción de conciencia para los profesionales.

El Colegio de Médicos de Salta publicó una solicitada en El Tribuno de ayer donde, con la firma de la Mesa Directiva y la Comisión de Bioética de la entidad, reafirman su rechazo a la interrupción del embarazo y también, no menos importante, a la defensa de la objeción de conciencia.

“Recientes acontecimientos en nuestro país han puesto nuevamente en escena la objeción ante la práctica del aborto no punible, por ello” el Comité y la Mesa Directiva “reiteran los principios ya declarados respecto a la práctica del aborto”, dijeron.

Con respecto a la objeción de conciencia agregaron: "Se trata de un derecho comprendido en el derecho a pensar libremente y el derecho a la libertad de creencias, en materia política, social, religiosa y a actuar en su consecuencia”.

“No se trata de un órgano ni de una modificación benigna o maligna del cuerpo de la madre. Se trata de un niño en las primeras etapas de su desarrollo, que necesita imprescindiblemente su lugar natural en el seno materno”, afirman.

"No es aceptable reconocer el aborto como una praxis médicos, disponible de la voluntad de un solicitante. Incorporar el aborto como una práctica social no es un avance sino un retroceso en la calidad de vida, se dirige contra la vida misma en su etapa inicial pero ya objetivamente definida”, concluyen.