TRIBUNA ABIERTA

Carta Abierta a la Jerarquía Católica de Salta: El Silencio, el escándalo y la falta de compromiso evangélico

Tribuna abierta es un espacio de debate y libre expresión para todo ciudadano que quiera que su voz sea escuchada. Hoy, la voz de Ernesto Bisceglia
miércoles, 18 de septiembre de 2019 · 15:45

SALTA.- (Redacción Voces Críticas) Tribuna abierta  es un espacio de debate y libre expresión para todo ciudadano que quiera que su voz sea escuchada. Siempre y cuando lo expuesto sea desde el respeto. Podés enviar lo que quieras publicar a redacción@vocescriticas.com, al whatsapp 3874095050 o bien por mensaje de Facebook. Debés colocar nombre apellido y DNI, (este último no se publicará). Porque...Tu Vozes nuestra razón de ser.

TRIBUNA ABIERTA

Carta Abierta a la Jerarquía Católica de Salta: El Silencio, el escándalo y la falta de compromiso evangélico

Debieran los eclesiásticos mirar también a Jesús en el ejercicio de su ministerio apostólico donde el silencio y la prudencia presidieron sus actos

El Evangelio de San Marcos previene contra el escándalo y la gravedad de los comportamientos escandalosos. El significado del escándalo es amplio, va desde los hechos que causan animosidad pública hasta las acciones inmorales “Cfr. “El que escandalice a uno de estos pequeños…)

 

Esta advertencia del Evangelio hoy cobra valor frente a comportamientos que infectan el ambiente social y provocan la ira y la desunión como contagio. La palabra del pastor ha de ser apreciada en cuanto a su valor de promover la unidad porque cuando el pastor disocia induce al contagio del pecado (la ira de unos contra otros).

Como ministros del Señor, los clérigos deberían tener el comportamiento de Jesús como el ejemplo a seguir y no encolumnarse en procedimientos artificiosos para saciar egocentrismos o maniqueas operaciones de poder. El Evangelio es mansedumbre; de hecho a Jesús se lo pinta con la túnica blanca de la oveja y no con la púrpura que ostentaban los emperadores y el mismo color del solideo cardenalicio.

Los grandes momentos de Jesús en la Tierra transcurren en el silencio: el misterio de la Encarnación es un instante íntimo entre María y el Arcángel Gabriel. Hay que meditar en la grandeza de ese momento en que “el Verbo se hizo carne” (Jn 1,14). Dios realiza sus grandes obras en el silencio.

El nacimiento de Jesús también es un instante de silencio, de soledad, de familia, como bien lo relata Lucas (Cfr. Lc 2, 7).  Y toda su vida hasta el tiempo de su predicación se nutre de silencio. En el silencio prepara Jesús su ministerio apostólico. En treinta años no existe ninguna agitación pública del Hijo de Dios.

Y llegado el tiempo de su vida pública, también el silencio precede su momento, sólo en el desierto enfrenta a Satanás y sus tentaciones (Lc 4,1). Es el silencio donde se fortalece la Fe y el espíritu se prepara las grandes misiones. La palabra fácil disloca el ministerio y convierte al Ágora de la Palabra en un barullo de feria de baratijas.

Debieran los eclesiásticos mirar también a Jesús en el ejercicio de su ministerio apostólico donde el silencio y la prudencia presidieron sus actos. A pesar de obrar grandes milagros jamás buscó el reconocimiento público ni la publicidad de sus actos: “Mira, no lo digas a nadie” (Mt 8,4), advierte; y también amonesta “mirad que nadie lo sepa” (Mt 9,30), previsiones sólo posibles en un espíritu convencido de la virtud del silencio.

 

Jesús y el Poder

Si una tentación rechazó de plano Jesús fue aquella del poder. Sabiendo que pensaban hacerlo rey a su llegada a Jerusalén, se escabulle a orar al monte  “y al atardecer estaba solo allí” (Mt 6, 23). Ahora vemos con qué falta de pudor los ministros pulsean con el poder profano para probar quién es más fuerte, más poderoso.

Un acto de soberbia egregia ha sido sentar al presidente de la nación, Mauricio Macri,  para humillarlo, que es distinto a decir la Verdad. Sin duda que era necesario que una voz se levante ante la insensibilidad social manifiesta de un gobierno de tecnócratas, pero ubicar esa escena en medio de la mayor Fiesta espiritual de los salteños ha sido una celada.

En tiempos en que se predica el cuidado del medioambiente, es preciso cuidar también el medioambiente social promoviendo un clima de valores y de concordia. Es obligación de los pastores construir una atmósfera de serenidad frente a una sociedad tan contaminada, tan corrupta y donde predomina el escándalo.

No es admisible sumarse a ese Carro de Tespis en medio de sátiros y corifeos para rendir una operación política y de prensa. Eso no es evangélico. Sino, ¿cuál ha sido el saldo benéfico de tal puesta en escena? ¿En qué se ha engrandecido al Pueblo peregrino que ha hecho tantos sacrificios para llegar hasta los pies de sus Santos Patronos? ¿Cuál ha sido la Palabra de amor y de esperanza que han escuchado? ¡Ninguna! Han debido asistir impasibles a un acto de rencor político, con un prebisterio dividido en razón de apetencias mezquinas y humanas.

Allí no hubo altar sino tribuna, no hubo amor sino revancha. No hubo Amor sino egoísmo poseso.

Peor aún ha sido insistir en la felonía cuando el Pueblo se ha manifestado en las Redes sociales y en los medios de comunicación exponiendo su disgusto por lo acontecido. Cabía un acto de contrición y de silencio, un arma que tan hábilmente maneja la jerarquía católica, sin embargo aquí ha sido dejada de lado para mantenerse en la postura de fuerza, todavía señalando que el error es ajeno.

San Agustín, Doctor de la Iglesia afirmaba que: “Errar es humano; perseverar el error es diabólico«.

“El que pueda entender, que entienda lo que el Espíritu dice a las Iglesias” (Ap. 2-29)

 Ernesto Bisceglia

6
3
55%
Satisfacción
22%
Esperanza
0%
Bronca
22%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios