TRIBUNA ABIERTA

Aguas del Norte: una empresa atada con alambre

Tribuna abierta es un espacio de debate y libre expresión para todo ciudadano que quiera que su voz sea escuchada
viernes, 21 de febrero de 2020 · 10:16

SALTA.- (Redacción Voces CríticasTribuna abierta es un espacio de debate y libre expresión para todo ciudadano que quiera que su voz sea escuchada. Siempre y cuando lo expuesto sea desde el respeto. Podés enviar lo que quieras publicar a redacción@vocescriticas.com, al whatsapp 3874095050 o bien por mensaje de Facebook. Debés colocar nombre apellido y DNI, (este último no se publicará). Porque...Tu Voz, es nuestra razón de ser. En esta oportunidad habla Ernesto Bisceglia.

A medida que transcurren los días desde que la Administración que encabeza Gustavo Sáenz se hizo cargo del gobierno de la provincia, más se va demostrando el calamitoso estado en que dejó a los salteños la década Urtubey. Las muertes y el abandono de salteños en el norte son el caso paradigmático de lo que ocurrió. 

De modo entonces que no mucho se puede esperar de lo que sigue en materia de Entes autárquicos y Empresas del Estado, donde increíblemente no son pocos los cargos que continúan ocupados por elementos del pasado gobierno. 

Uno de estos casos donde la decadencia se hace visible es la empresa Aguas del Norte, de la cual siempre se dijo que no contemplaba un proceso de inversión acorde al crecimiento y requerimientos de la población. Sin embargo, y a título personal, me permito expresar la experiencia de padecimiento que sufrimos algunos vecinos en Vaqueros. 

Sea dicha la verdad, que tanto Edesa como Aguas del Norte tienen falencias estructurales; y  en el caso de Vaqueros, donde tengo la felicidad de habitar,  tenemos el sistema de “Trueno Preventivo”, donde al primer refucilo la luz se corta automáticamente e inmediatamente le sigue el agua, con la diferencia de que la electricidad –salvo alguna rara excepción- retorna a más tardar en un par de horas. El agua se corta y a olvidarse, se tiene garantizada la ausencia de líquido elemento mínimo doce horas. Si el evento ocurre al atardecer, se puede llegar a esperar hasta el mediodía de la jornada siguiente. 

Lo curioso –y hay que decirlo- es que mientras la empresa estuvo administrada por Lucio Paz Posse, alias “Pino”, y en el imaginario colectivo se cocían innúmeras fantasías sobre esa dirección, el servicio del agua se mantuvo en niveles bastante aceptables. 

Ahora, cuando la dirección de la empresa Aguas del Norte está en manos de la nueva Administración, el servicio ha caído notablemente, al punto de que si hubiera que hacer un promedio en el último mes juntando todas las horas que el agua se corta, bien podríamos alcanzar los diez días o más seguidos. Desconozco si esta situación se refleja posteriormente en la factura. 

Cierto es que cuando uno reclama la situación al número de Whatssap de Aguas del Norte, le responde inmediatamente y en forma muy amable: “Se ha generado el número de reclamo …. A la brevedad se considerará su problema”. Allí está el problema, en el concepto de “brevedad” que maneja la empresa y el que uno entiende. 

Amables como son, ante mis reclamos de usuario damnificado , hasta tuvieron la gentileza de llamarme telefónicamente para explicarme que no hay filtros, que se rompió la cañería, que llovió mucho más y el agua viene turbia. Uno que es baqueano observador de la naturaleza nota que el Río Vaqueros no ha tenido tanto caudal este año y el arroyo que nos atraviesa al fondo de la casa viene con menos de la mitad de su curso con agua. Pero claro, estas son observaciones de un primitivo, que de seguir así la cosa, comenzará a danzar alrededor del palo borracho que tengo al fondo a ver si Manitú nos provee del agua, no de lluvia sino de cañería. Don Luis María García Salado debería probar de hacerlo también, por ahí, también el agua comienza a fluir en todos los lugares donde tiene problemas. De hecho, queda formalmente invitado a visitarme para que dancemos juntos. Las plumas las proveo yo. 

La que expongo no es una situación patrimonio de unos cuantos vecinos. El “feeback” de mis redes dice que en otras localidades pasa lo mismo. Como ciudadano y contribuyente, uno le pone “la mejor”, pero si el agua es un recurso escaso, la paciencia también lo es. 

Por eso estas líneas, más que para denunciar, para promover un debate que como ciudadanos nos debemos, el de expresarnos y  “peticionar a las autoridades”, pero sobre todo, ser como decía Sócrates: “El tábano que ha sido puesto por los dioses sobre el caballo para picarlo y mantenerlo despierto”. 

Atentamente

Ernesto Bisceglia

100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios