MUNDO.- Desde este martes, la ciudad de San Francisco en Estados Unidos prohibió la venta de cigarrillos electrónicos. Se aprobó por unanimidad en el Concejo Municipal. 

La ordenanza, que está en espera de ser firmada por la alcalde de la ciudad californiana, recalca la necesidad de actuar ante el "impresionante aumento" del vaporeo entre los jóvenes con "consecuencias significativas en la salud pública".

Mirá también

El texto de la ordenanza

El texto adoptado por los legisladores locales de San Francisco establece que para ser vendido en la ciudad, en una tienda o en Internet, un cigarrillo electrónico debe haber recibido la luz verde de la Agencia Federal de la Salud, la FDA, que no ha aprobado ninguno hasta el momento.

Esta ordenanza también es válida para los productos de tabaco aromatizados, pero no castiga la posesión o el uso de cigarrillos electrónicos, a diferencia de Singapur, que introdujo una prohibición estricta de estos productos el año pasado.

Cada vez son más

Según las últimas estadísticas oficiales, el número de jóvenes estadounidenses que usan cigarrillos electrónicos aumentó en un millón y medio en 2018, lo que socava años de lucha contra el consumo de tabaco en las escuelas secundarias y colegios.

Las autoridades sanitarias critican especialmente al líder del sector para el mercado estadounidense, Juul, acusado de laxitud con los jóvenes.

La empresa emergente, en la que Altria, la tabacalera fabricante de Marlboro, realizó grandes inversiones a fines de 2018, tiene su sede en San Francisco.

La medida adoptada por San Francisco para contrarrestar el cigarrillo electrónico expresa su preocupación por la exposición a la nicotina durante la adolescencia que "puede dañar un cerebro en desarrollo" y "también aumentar el riesgo de dependencia futura de los demás fármacos".

Qué contienen los cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos contienen nicotina y otros productos, pero no las sustancias que se encuentran en los cigarrillos tradicionales que se sabe que son cancerígenas. Su efecto a largo plazo en la salud aún se está estudiando.

Los fabricantes se defienden y argumentan que para los adultos que ya son fumadores y que ya son adictos a la nicotina, el vaporeo ofrece un beneficio neto para la salud.