Las autoridades médicas lo calificaron como un problema sanitario grave. Es por el impresionante aumento de casos de daños en los genitales entre los hombre de Papua Nueva Guinea, por la "moda" de realizarse tratamientos caseros para lograr un alargamiento de su miembro.

Los médicos están alertando el aumento de consultas acerca de daños por inyecciones de sustancias como silicona, aceite de coco, aceite para bebés y aceite de cocina, para modificar su anatomía.

Mirá también

Uno de los especialistas se ha dedicado a atender a estos pacientes, aseguró a los medios locales, que la situación podría estar descontrolada, considerando que sólo en su consulta ha atendido a más de 500 hombres en los últimos dos años con efectos de inyecciones de pene mal administradas.

El doctor Akule Danlop, cirujano del hospital Port Moresby, explicó que este tipo de procedimientos pueden provocar daños irreparables. "La mayoría de ellos tienen masas anormales y grumosas que crecen sobre el pene y algunas veces involucran el escroto".

“Un buen número está llegando con úlceras; finalmente se abrieron ", agregó el especialista al diario inglés The Guardian. "Algunos de ellos tienen dificultad para orinar porque el prepucio está tan inflamado que no se puede contraer", agregó.