Una ofensa en el día de su boda hizo estallar en pedazo el final feliz de cualquier historia de amor. Ha ocurrido en Kuwait, cuando una recién casada no ha dudado en tomar la decisión radical de divorciarse ipso facto.

Al parecer, según cuenta el diario Metro de Reino Unido, la novia se tropezó al salir de la ceremonia y su esposo se burló de ella y la insultó. Inmediatamente, ella pidió el divorcio. Así, la relación legal de esta pareja duró solamente tres minutos.

Mirá también

Mucha gente ha mostrado su apoyo en las redes sociales a la novia.