MUNDO.- Conmoción por el caso del bangladesí, llamado Abul Bajandar, más conocido en el mundo por "hombre-árbol". Saltó a la fama por la extraña enfermedad que sufre conocida como epidermodisplasia verruciforme, una rara enfermedad genética que le genera grandes verrugas en sus manos y pies.

Durante muchos años fue sometido a diversas operaciones, pero las verrugas siguen apareciendo causándole un dolor extremo, por lo que el joven de 28 años pidió que se le amputen las manos. Su madre consternada con esto, apoya la decisión del muchacho.

Mirá también

El historial

El joven fue ingresado por primera vez en el hospital de Bangladés en el año 2016  y es allí donde el conocido su caso mundialmente. Debido al aspecto de sus manos y pies, fue denominado el "hombre-árbol". Sus manos y sus pies están llenos de impresionantes verrugas en forma de corteza. Luego de 25 operaciones, y sin tener éxito para frenar esta enfermedad, este lunes pidió darle un corte definitivo a su sufrimiento. 

"Ya no soporto el dolor. No puedo dormir por la noche. He pedido a los médicos que me corten las manos para tener al menos un respiro", reclamó. Un procedimiento que apoya su madre, Amina Bibi: "Al menos será liberado del dolor. Es un infierno".

El muchacho también tiene verrugas en los pies, pero éstas están menos extendidas. Además, reveló que había pedido ser tratado en el extranjero, pero no dispone del dinero para cubrir los gastos.

Samanta Lal Sena, cirujana plástica jefa del hospital de Daca, donde el paciente es atendido gratuitamente, indicó que una comisión de siete médicos se reunirá el martes para discutir su caso. "Ha dado su opinión personal. Pero nosotros decidiremos la mejor solución para él", señaló.

Otro caso similar 

En el año 2017, la clínica trató a una niña bangladesí que sufría la misma enfermedad. Aunque sus excrecencias fueron retiradas, éstas volvieron a aparecer después en mayor número. Su familia puso fin al tratamiento y regresaron a su pueblo. No se supo nada más de ella.

 

VIDEO

 

EL HOMBRE ÁRBOL EMPEORÓ VUELVE A CIRUGÍA