CORONAVIRUS Y CORONARISA, UNA IMPENSADA DUPLA

“Monteros, París y Londres”: del espanto al cachondeo por coronavirus

Me atrevería a afirmar que este acontecimiento trágico que en algunos momentos tornó a cómico se convirtió en emblema de una ciudad donde la realidad siempre supera la ficción
sábado, 27 de junio de 2020 · 10:40

TUCUMÁN.- (Por Laureano Núñez Bazán) “Monteros, París y Londres”: de Buenos Aires, directo al cachondeo por coronavirus. "Ni sí, ni no, ni blanco, ni negro" es la versión española del popular juego que evita llamar a las cosas por su nombre; eso sí, recurre a evasivas o a palabras que puedan reemplazar el significado de las que están prohibidas en el reglamento.

Entonces, empezaremos por la primera pregunta a una incauta viajera: “¿Usted volvió de Buenos Aires el día 7 de junio próximo pasado en un ómnibus junto con 59 pasajeros y se hizo el test de coronavirus?”. Y Gregoria Jesús Cardozo podría llegar a contestar, siguiendo las reglas del juego, con un inocente: “Es posible”.

No solo fue posible, sino que fue real, y el coronavirus llegó dentro del autobús que ofició de caballo de Troya para entrar la peste nada menos que a la ciudad de Monteros, una tranquila y distinguida urbe del sur de la provincia de Tucumán, cercana a Ibatín, la primera fundación, cuna de próceres tales como Julio Argentino Roca y Bernabé Aráoz, y tierra de poetas como Manuel Aldonate.

Al confirmarse la noticia que ese “bólido asesino” portaba entre sus pasajeros un total de 18 casos positivos, la friolera espabiló a un Tucumán que venía manejando las estadísticas al ritmo de testeos e hisopados. "Le faltaron las patas”, como dicen los parroquianos, a la blonda ministra de Salud, Rossana Chala, que micrófono en mano aclaró que “nunca les habían avisado sobre la llegada del colectivo que provenía de Buenos Aires”.

Y así se teje la historia, mientras en la capital de la provincia se manejaban conferencias de prensas, declaraciones e hisopados, en el interior, a 53 kilómetros, el intendente Francisco “Pancho” Serra brindaba una conferencia de prensa para anunciar el lamentable hecho de la confirmación de “dos casos positivos” de coronavirus en Monteros. Las noticias corrían al son del agua de los ríos y arroyos que surcan la tranquila ciudad, y los chismes también.

Es ahí donde la tragedia se une con la comedia, como si de las dos caras del dios Jano bifronte se tratara, porque los cuentos en “este pueblo chico, infierno grande” empezaron a galopar a la velocidad del rayo.

Más rápido que volando se empezaron a escuchar los epítetos con los cuales se referían a estas dos “aqueas”, sí léase bien, por favor, con la “ue” intermedias, como sinónimo de "griegas", en alusión al regalo del "colectivo caballo de Troya" proveniente de Capital Federal, porque la otra denominación que puede entreverse, "a...as", es una de las tantas que usaron para calificar a las “irresponsables portadoras del coví”, según los corrillos de la plaza local que lleva el nombre de uno de los orgullos monterizos, Bernabé Aráoz.

Las reacciones no se hicieron esperar y las noticias se disparaban al ritmo del “wasá”. La “genealogía infectólogica” podría ser sintetizada de la siguiente manera: Gregoria Jesús Cardozo Vallejo, de 79 años, conocida desde hace dos días en Monteros y alrededores como la “vieja cul...a”, “viene en el colectivo desde Buenos Aires y como le dio positivo el análisis, la mandan a hacer cuarentena, aquí en Monteros con la hija”, cuenta Graciela Pezza, en generosa declaración.

La hija es la exesposa de Abdala, ella a su vez tiene una hija que se llama Loana Abdala, que tiene una venta de calzas. La exesposa de Abdala es la que tiene el novio en León Rougés (localidad cercana a Monteros)”. ¿Se perdió? Siga el hilo…

¿Pero quién es Abdala en el ejido monterizo actual? Nada más y nada menos que el “malhechor” más buscado del momento. Estallan los mensajes en las redes sociales al son de: “si alguien lo ve xfavor llamar a la polocia este señor tiene q aserse el isopado y no lo encuentran” (sic), juro que acá el aclamado personaje tucumano, el oficial Gordillo, no tiene nada que ver.

Pero como el movimiento se demuestra andando, según Carlitos Balá, de pronto ya eran conocidas como “las viejas cul…as de las calzas”; todas, abuela, madre y nieta, porque las tres atendían un “show room” en su casa donde vendían ropa deportiva, alguna que otra pilcha y, como cereza de la torta (porque también vendían comida), salías eyectado del lugar con una braga ¡con coronavirus! “¡Tres para una, una para tres!”, dirían las mosqueteras monterizas.

La indignación de la gente no se hizo esperar, porque “no solamente no hicieron cuarentena, sino que el sábado pululaban por la feria de Simoca (pueblo cercano a Monteros) y el domingo, la exesposa de Abdala fue a “echarle un vistazo” a su noviecito de Los Rojos (otro pueblo cercano). Todo queda ahí, en familia y en coronavirus, diríamos.

No solo eso, ¡ni el sodero de la zona se salvó!, lo pescaron en Villa Quinteros (otro pueblo aledaño) en “pleno delivery” y “del flequillo lo llevaron para el hisopado”. ¿Cuál fue el tremendo crimen del aguatero? El lunes le había llevado soda a la “flamante novia portadora” en Los Rojos. Los “wasá” comenzaron a circular: “Y encima la vieja cu…a de novia aquí en Los Rojos, meta hacese subí ahí, todo empestao por culpa de esta vieja c…a, cómo no se ha hecho c…a en Buenos Aires nomá”, registra el chat de una vecina más que indignada.

“Y sí, ¿si no ha escuchao el audio que dice que ha venio a ver el novio? Cómo no se ha hecho verijeá allá o se metía un pepino en la ca…a esta vieja gran p…a, mirá”, dice otro de los discursos de la “ilustre miembro de la real academia de Los Rojos”.

 

La psicosis invadió Monteros y aledaños, al son de los audios al que se sumó otro más desopilante, esta vez de míster Abdala, el galán más buscado de la comarca, que se jacta con sorna diciendo “ni una uña le duele a las infectadas”, y él aún sin entregarse, fue víctima de otra de las pandemias del momento, la red Tic Toc (ver videos al final).

El intendente Serra, en declaraciones televisivas, llama a los “que tuvieron vínculo con una de las personas, la hija en este caso se hizo por vínculo directo el hisopado correspondiente para que descartemos cualquier tipo de situaciones que permitan tener la tranquilidad”. A lo que podríamos agregar que la hija ,en este caso, se hizo "por vín-culo directo” el hisopado durante la “visita higiénica” que le hiciera a su novio en Los Rojos, y por la cual despotrica todo el pueblo (a las pruebas en los audios finales nos remitimos).

El intendente Serra habla de 25 tests de hisopado por vínculo directo, pero a estas alturas de la turné no sé a cuál de los “vín-culos” se refiere. Aún queda latente el mote con que desde siempre se conoce a esta ciudad, la “Rosa de Abolengo”, porque bastaba decir “Monteros, París y Londres” para planear por lo alto la cuna y la cultura, que las “viejas cul…s vendedoras de calzas” se atrevieron a mancillar.

Los tremendos audios de la bronca de la gente

 

 Tucumán arde, culpa de la "vieja c...": los memes de la grotesca situación 

Conjugación del verbo "verijear"

 

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
100%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios