SU LUGAR EN EL MUNDO

Así es el campo que Jorge Brito tenía en Joaquín V. González y que era una de sus grandes pasiones

El empresario era muy conocido en esa provincia donde tenía 90 mil hectáreas y un frigorífico
sábado, 21 de noviembre de 2020 · 16:22

SALTA (Redacción Voces Críticas) Jorge Brito murió este viernes luego de que el helicóptero en el que viajaba con un acompañante, cayera cerca del dique Cabra Corral, en Salta. Momentos antes había estado reunido con el gobernador Gustavo Sáenz y se disponía a trasladarse hacia uno de los campos que tenía en Joaquín V. González, a 260 kilómetros de la Capital. Sin embargo, nunca llegó y ambos ocupantes murieron en el acto.

Con el correr de las horas, se van conociendo más detalles en torno a la vida del empresario banquero. Era muy conocido en Salta, donde tenía propiedades destinadas a negocios agrícolas. Su estancia "San José" ubicada en el departamento Anta era una de sus grandes pasiones. Se trata de un feedlot que pertenecía a su empresa Inversora Juramento, de 90 mil hectáreas y un frigorífico.

En la mencionada estancia, Jorge Brito tenía su cabaña de las razas Brangus y Bradford. Contaba con alrededor de 20 mil vientres para el servicio. De a poco, comenzó a sembrar maíz, soja, alfalfa, sorgo y poroto. De las 90 mil hectáreas, 20 mil estaban intactas, reservadas como áreas protegidas según trascendió. Del resto, poco más de 40 mil, las dedicaba a la ganadería y unas 15 mil al agro.

¿Cómo empezó en el negocio?

El multimillonario se comenzó a interesar por el campo desde muy chico, según contó en alguna oportunidad. A los 10 años, un amigo lo invitó a una de sus estancias y quedó maravillado. Juró que al crecer, tendría la propia. A mediados de la década del 70 comenzó en la actividad financiera junto a su cuñado Delfín Carballo y una década después, compró su primer campo en la provincia de Santa Fe donde iba los fines de semana como pasatiempo.

Sin embargo, el dueño de Banco Macro se dio cuenta que la actividad le gustaba y en paralelo a sus negocios, comenzó a planear un feedlot en la zona con la idea de que iba a tener dos ventajas: "La primera, campos secos, sin inundaciones. La segunda, podríamos producir carne con un maíz 30% más barato, porque no teníamos gastos de flete", explicaba tiempo atrás en una entrevista a un medio gráfico sobre sus comienzos.

Además de su estancia, en el año 1993, Jorge Brito compró un frigorífico en la localidad de Pichanal, a 220 kilómetros de sus campos, al que bautizó Bermejo. El círculo lo cerró con sus carnicerías premium Cabaña Juramento, que están en Salta, Tucumán, San Isidro, Nordelta y Puerto Madero. 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios