EDITORIAL VOCES CRÍTICAS

Escalofriante predicción sobre el coronavirus: la película que se adelantó a los hechos

¿Predicción o macabra coincidencia? A estas alturas las búsquedas en Internet desempolvaron del olvido la película que muestra que hoy en el mundo nada es olvidable
viernes, 31 de enero de 2020 · 09:58

SALTA.- (Por Carolina Mena Saravia) La epidemia se propagó y hoy llegamos a la declaración de la Emergencia de Salud Pública de alcance internacional por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a causa del brote de coronavirus. Aunque algunos medios se afanan en ver el vaso medio lleno resaltando como  positivo “que las medidas tomadas en el mundo desde el descubrimiento del brote en China el 31 de diciembre hasta la actual declaración de la emergencia sanitaria internacional son una prueba de que, en algunas cuestiones, estamos mejor que nunca”, estas parecen ser una muestra más del miedo visible en una de las caras de la moneda.

En medio del temor generalizado y de una China aislada del mundo por tierra, aire y mar, y cuando alrededor de 30 aerolíneas en todo el planeta cancelaron vuelos y los países limítrofes cercaron las fronteras para evitar lo que podría llegar a ser una pandemia, algunos memoriosos recordaron la película estadounidense “Contagio”, estrenada en 2011, dirigida por Steven Soderbergh y protagonizada por Matt Damon, Jude Law, Kate Winslet, Laurence Fishburne, Marion Cotillard y Gwyneth Paltrow.

El argumento revela que la pandemia se origina cuando una topadora derriba unas palmeras, desde donde emergen aturdidos murciélagos, uno de ellos se refugia en un banano y come de su fruto. Luego vuela dejando caer sobre una porqueriza un trozo del mismo, que a su vez es comido por un lechón. Al ser faenado y llevado a un casino de Hong Kong, un cocinero es requerido inmediatamente para posar ante las cámaras con la estrella del momento en un cordial apretón de manos. El detalle está dado por el registro del  instante exacto en que se limpia las manos en su delantal, lamentable y letal falta de higiene. El saludo mortal fue registrado por fotógrafos y camarógrafos del mundo. Beth Emhoff, estrella en la película, interpretada por Gwyneth Palthrow, es la primera persona infectada, el origen del virus y la primera víctima.

¿Predicción o macabra coincidencia? A estas alturas las búsquedas en Internet desempolvaron del olvido esta cinta en una muestra de que hoy en el mundo nada queda en el olvido. “Nada se pierde, todo se transforma”, pregonaba Heráclito de Éfeso, 500 años antes del nacimiento de Cristo, ya que lo que realmente se vislumbra como constante en la vida es el cambio.

Paradójico o no, en este mundo donde la supervivencia creció porcentualmente con respecto a épocas pasadas, donde las comunicaciones achicaron distancias y pusieron en un puño al mundo moderno, el destino vuelve a jugar una mala pasada con triquiñuelas que desafían las mentes de los biólogos e investigadores más brillantes del momento. Mucho ruido y pocas nueces, hoy nuevamente la tecnología se pone a prueba, solo que el reloj apremia y no hay tiempo para errores. 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios